ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

lunes, 25 de septiembre de 2017

Tamara, la domadora de dragones 2017. La liebre Juana. jijijiji

Opinión: 
Ah pero…

Tengo que suponer que no te lo has creído.
Estoy seguro de que habrás estado esperando por si salía algo más.

Quizás te hayas cansado de esperar y te hayas dormido sabiendo que no doy para más.
Una de esas cosas desearía que hubiera pasado.
Imposible será que mi plan haya salido bien.
Es fácil que no hayas pegado ojo revisando mi blog o Acompáñame por si te quise timar.
Raro es que me salgan los planes bien, por eso ni los planeo.
Otra vez será mi querida profe Tamara, no me sale ningún relato para ti este año, descansa.




 Resultado de imagen de descansar












Pues sí que tenía FRÍO el escritor ese día pero bueno, como él no tenía que hacer otra cosa que escribir y su Alter Ego, es decir yo, no tenía más misión que trolear, pues no había ningún problema, los protagonistas, las plantas, bichos y cualquier cosa que salga en el relato, harán todo el trabajo sucio.

AVISO:

Esto es ficción, no se puede abrazar a los protagonistas, ni comérselos, ni cazarlos ni nada.

QUEDA TERMINANTE PROHIBIDO echarles de comer, hablarles, enseñarles a decir tacos ni poner la telenovela delante de ellos.

Si no respetas eso, es que no sabes que son PERSONAJES DE FICCIÓN, creados por la calenturienta mente de alguien rematadamente travieso.





 Resultado de imagen de personaje de ficción













Como travieso era Rufián y más, cuando, esa misma noche, tras sus travesuras diarias de costumbre, descubrió que él no era como los demás niños.

No solo por tener bigote pelirrojo a los 10 años, ni siquiera aunque hubiera sido bigote negro tipo Dalí o similar.
No. No era por eso, esa no era su diferencia.

Él era un brujo.
¿Qué por qué lo sabía?

¿Cómo lo supo Harry Potter? ¿eh? ¿eh?

Espero que me lo digáis porque yo no me acuerdo cómo lo supo.
El caso es que Rufián lo supo por accidente.

Accidente para el gato, claro está.

Mientras caminaba hacia su casa, apedreando gorriones, como de costumbre, vio que se le cruzaba un gato negro mientras esquivaba una escalera. Sí, era un día 13 (me da igual qué era de la semana, para nosotros, martes y 13 y para otros, pues viernes 13, el caso es estar todos contentos y ser conscientes de la peligrosidad que tienen esos días).
Sí, reconozco que el gato no debió de bajar del tejado ese día.
También lo reconoció él sinceramente en el país de los ratones (muertos).
Rufián, todo pundonor y caballerosidad, deseó que el gato se convirtiera en ratón y que un ratón se convirtiese en gato siamés de 18 kg por metro cuadrado.
Ese pedazo ratón, con aspecto de vigilante de seguridad diferente a los del Carrefour y los del inserso, más bien con aspecto tipo PORRÚO,

Resultado de imagen de EL PORRUO

 aprovechándose de su nueva personalidad gatuna, decidió vengarse del gato convertido en ratón.

Y se vengó.

Y Rufián disfrutó y luego se sorprendió.
No por mucho tiempo, estaba ya cerca de su casa.
Su padre le miró, se dio cuenta de la situación y le sentó en una hamaca tipo redneck del Missisipi o yo qué sé, algo de eso. Si no he salido de mi pueblo, voy a saber yo de cosas de fuera… Qué atrevida es la confianza en mi inteligencia y sabiduría, no deberíais contar con eso respecto a mí.

A lo que íbamos.

Rodolfo Rufián se puso muy serio y se atusó el bigote pelirrojo tipo Charlie Chaplin.
-          -Hijo mío, ya veo que adquiriste el Poder de Brujo, ese Poder que solo lo tienen las terceras generaciones de nuestra familia cada 50 años. Sé que lo vas a usar con toda la crueldad posible y que no tendrás ningún remordimiento. Yo sé que haces bien, que harás bien y te ayudaré a ser un gran brujo.
-         -Psschee. En realidad tampoco es que me haya hecho falta nunca tener ningún Poder especial para ser el puto amo. En el colegio nadie me tose sin quedarse sin dientes o con la nariz rota -contestó Rufián hijo a su padre.
-          -Bueno hijo pero un padre es la guía que todo hijo necesita. Eres mi hijo, que no se te olvide eso nunca.

Rufián hijo se miraba mientras las uñas de los dedos pensativamente y, como gente pensante que era, tuvo una feliz ocurrencia. Más que ocurrencia, fue un sueño que tuvo desde su reciente pasado y más tierna infancia.
Chascó los dedos sin darse la menor importancia, pensando en sus cosas y su padre se convirtió en Cubo de Rubik.

Resultado de imagen de cubo de rubik 17x17x17

-          Pues mira por dónde, vas a tener razón. Mataremos dos pájaros de un tiro:
1.-   Ya tengo la independencia.
2.-   Siempre quise aprender a resolver un Cubo de Rubik, gracias a ti, lo conseguiré.
Bueno, también tengo más deseos y los iré realizando despacito, poquito a poquito, suave suavecito –iba cantando mientras una dulce somnolencia se apoderaba de él.
Y se acostó.
Y soñó.
Soñó con días y días completos de travesuras y no tan travesuras.
También pensó en tintarse le bigote de negro pero luego se lo pensó mejor y se quedaría tal como estaba ahora.
Pero para todo esto, de días y días completos, siempre había que empezar por alguno, normalmente con el siguiente día al que estuviera en vigor.
Y llegó ese día.
Esa mañana, Rufián fue al colegio como cualquier día, solo que en vez de ir apedreando gorriones, ahora él hacía que los gorriones apredreasen a la gente.

NO, no os creáis que iban lanzando piedras con las manos.

LOS GORRIONES NO TIENEN MANOS.
Simplemente, cogían la piedra más grande que pudieran sujetar con el pico y la soltaban en la cabeza de cualquier transeúnte.
SÍ, de cualquiera menos de Rufián, que todo hay que contarlo.
Empezaba a ser uno de los días más felices de su vida, Independiente, haciendo travesuras sin esfuerzo, y girando un Cubo de Rubik, ¿qué podía salir mal?
NADA. 
Y ese día iba a colar su “travesura” de sentirse mujer en el cuerpo de un hombre porque, con un chasquear de dedos, se convirtió en una modosita niña con falda de uniforme, con larga melena morena, con… Bueno, con todo lo que conlleva ser una niña.
Por fin… Por fin se podría meter en el W.C. de las niñas y saber por qué tardaban media hora en salir de él.
Por fin descubriría el secreto de que entrasen de 6 en 6.
Por fin…
Y entró.
Por fin entró en ese lugar prohibido.
Un segundo después salió.
Volando literalmente, luego se escuchó la bofetada.
Se suele decir que si escuchas el sonido del disparo es que estás vivo pero yo no sé si ahora mismo, Rufián hubiese preferido sentir el disparo en el cuerpo.
La Soraya cuando pegaba, pegaba gratuitamente, no era cosa baladí que fuese considerada la matona oficial del colegio.
Ni que fuese medio familiar de “El Porrúo”.
Salió enfurecida por la puerta tras el Rufián volante no identificado pero no porque estuviese enfadada especialmente, ella siempre lo estaba durante las 24 horas del día, 365 días al año y la voluntad.
-          -Tú, Rufián. La próxima vez que te disfraces de chica para espiarnos, procura quitarte ese asqueroso bigote.
Rufián decidió dar rienda suelta a su ira y castigar a la única que le daba un poco de miedo, bueno, no tan poco, en ese colegio. La iba a convertir en masa de pizza para que la estirasen, amasasen, aplastasen, lanzasen al aire, la horneasen y bueno, lo que viene tras eso.
Apuntó con su dedo a La Soraya dispuesto para consumar su venganza cuando sintió un tirón de orejas.
-         - Ay Rufián, Rufián, esto que has hecho es muy grave, tendré que hablar con tu padre.
Era la señorita Tamara.
Rufián la miró mientras retorcía las capas de su Çubo de Rubik, sonrió.
-          -Hola señorita Tamara, resulta que estaba pensando yo, por pensar algo, que hoy me voy a divertir mucho, mucho.
Chasqueó los dedos y la señorita Tamara se convirtió en una liebre.
-          -Desde hoy, serás la liebre Juana y yo que tú saldría corriendo porque aquí vienen los galgos.
Chasqueó de nuevo los dedos y varios niños, incluso La Soraya, se convirtieron en galgos.
Menos mal que la señorita Tamara anduvo fina en esos momentos de lapsus mientras niños piensan actuar de galgos.
Ella siempre fue muy liebre en su interior e hizo lo que las liebres hacen casi siempre.
Corrió, corrió como alma que se lleva el diablo.
Los galgos se miraron un poco, rascaron un par de pulgas, se estremecieron de frío porque ese día hacía mucho FRÍO y todos sabemos que los galgos son de lo más friolero que existe… Y corrieron tras la liebre Juana, ex señorita Tamara.
Si bien es cierto que la liebre Juana les llevaba una buena ventaja a los galgos frioleros, también es cierto que los galgos son galgos y, con terreno por delante, suelen tener siempre las de ganar.
Y más, si al frente va una galga, ex matona del colegio, con muy mala leche, toda llena de ira y de furia, sin saber a qué ni a quién.
Rufián sonreía, estaba siendo el día más feliz de su vida y, mientras, retorcía su Cubo de Rubik sin cesar.
La verdad es que todas las historias tienen su fin y el fin llegó.
La liebre Juana estaba acorralada entre una pared y la otra pared de galgos que tenía enfrente. No era su día ese, no. Y hacía frío, mucho FRÍO.
La galga Soraya se adelantó a los demás y abrió sus grandes fauces sin saber por qué lo hacía, el caso era abrirlas y comerse a esa suculenta liebre.
El fin llegó (a su fin, cierto es).

 Resultado de imagen de galgos tras una liebre



-          -Despierta Tamara, es tu cumpleaños -decía Anteapos mientras alargaba un gran regalo artísticamente envuelto.
Tamara se desesperezó como ella solamente sabía hacer, felinamente y sonrió. También sonrió porque no hacía FRÍO ni estaba siendo acorralada por galgos ni nada parecido, estaba sola, en su cama y recién despertada por el bueno de Anteapos, ese dragón con apariencia humana cuando quería.
Sí, había motivos para sonreír. Su cumpleaños, Anteapos de vuelta y regalitos, muchos regalitos intuía.
De repente sonó el timbre de la casa.
-          -Voy yo mientras te vistes -comentó servicialmente Anteapos mientras se encaminaba a la puerta.

Al poco rato apareció Tamara, recién duchada y vestida para enfrentar el día de su cumpleaños de la forma más ortodoxa posible, siendo sábado para más inri, sin clases y todo el fin de semana por delante, eso prometía.
Se quedó un poco congelada al ver quién era el visitante.

-“Puff, qué bigote tiene este niño a sus 10 años. Qué pedazo bigote”.

-          -Hola Rufián, ¿qué te trae por aquí?
Rufián sonrió radiantemente, con esa inocente sonrisa de niño de 10 años, con bigote pero niño de 10 años al fin y al cabo.
-          -Hola señorita Tamara, quise ser el primero en felicitarte por tu cumpleaños pero me conformo con ser el segundo- y alargó un paquete regularmente envuelto a su señorita.
-        -  A ver a ver… Anda, un Cubo de Rubik, siempre quise aprender a resolverlo pero no tengo ni idea.
 Resultado de imagen de dodecaedro cubo rubik
Rufián sonrió angelicalmente, como solamente los niños de 10 años saben hacer, a pesar de tener un bigote que ya lo hubiera querido para él el mismísimo Pancho Villa.
-          -No pasa nada señorita Tamara, yo te enseñaré en el tiempo libre. Aprenderás rápido, ya verás- dijo pensando que no sería así, haría que tardase en aprender para así estar más tiempo con su adorada señorita Tamara.
-        -  Vale, me parece bien Rufián, pero si luego resulto ser más rápida que tú, no te enfades- bromeó la seño.
-          -No pasa nada, por eso no hay problema. Ahora me tengo que ir pero quedamos en eso, el Lunes o por ahí empezaremos después de clase, ya me paso por aquí, cuando termine los deberes, por supuesto…
Y Rufián se marchó.

-        -  ¿Qué te pasa Anteapos? Te veo muy serio.
-       -   Nada, detecto alguna especie de plan oculto en este Rufián.
-       -   Bah, sospechas siempre de todo el mundo, que el bigote no te ciegue. Este niño es un angelito, no tiene segundas intenciones nunca, es altruista, buen alumno y mejor compañero. Los niños son el futuro, no hay nada malo en ellos.
-          -Tú déjales crecer que luego se volverán rebeldes y querrán ser Independientes, se olvidarán de lo que hiciste por ellos- contestó Anteapos.
-          -¿Me estás diciendo que todos los niños son así cuando son mayores?- preguntó airada la señorita Tamara, a punto de mosquearse con Anteapos.
-          -Ciertamente, no todos son así, no todos… Pero venga, que eso no nuble este día, tengamos otro cumpleaños en paz- sonrió Anteapos como él solo sabía hacer y desarmó a la señorita Tamara como siempre sucedía y haciendo que se olvidase de comentar el sueño que había tenido.
-          -Todo irá bien Anteapos, todo irá bien.

Y mientras tanto se escuchaba a lo lejos…


















¡FELIZ CUMPLEAÑOS PROFE TAMARA!

Un año más, aquí me tienes, divagando estas cosas tan raras que se me ocurren.
No sé si te habré sorprendido al cambiar el formato de la sorpresa, la verdad es que ni sabía qué iba a salir de esto, empecé a escribir y mis letras me siguieron, mi Alter Ego andaba por aquí dando la lata, como siempre, a falta de Musas pelirrojas pero sin siliconar, claro está y todo eso.

Y QUE VENGAN MUCHOS MÁS.

Si se puede, te seguiré haciendo relatos, esta vez casi me pilla el toro, esto es a día de hoy 22/09/2017 a las 23:08, cuando tú estarás pensando qué hago que no te digo nada al Whatsapp, cuando tú me dirás dentro de un rato que con quién estoy ligando y que te tengo abandoná.

No pasa nada, tú ya sabes que, como buen cabeza hueca que soy, no te lo tendré en cuenta, y más viendo que pude terminar mi relato y pensando en si te voy a sorprender o algo.
Ahora me tienes aquí, todo nervioso, pensando en qué estará pasando el 25 de septiembre a las 00:00 y algunos segundos, cuando estés leyendo la primera parte del relato y veas que no hay nada más…

Seguiré nervioso pensando en si te creerás que el relato se terminó ahí.
Yo creo que no lo creerás pero dejaré que corra el tiempo y programaré para mediodía a ver si te pillo dormida, aunque con un ojo abierto, como buena liebre que eres.

Ya se verá, todo llega, yo ya estoy nervioso.
Ante todo, espero que te guste y que me gruñas.
Luego ya, que venga lo que quiera.


¡FELIZ CUMPLEAÑOS PRINCESITA!
Publicar un comentario