ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 7 de mayo de 2016

Amor de ida y vuelta. Microrrelato para certamen "amor en 100 palabras".

Opinión: 
Hola de nuevo.
Yo por aquí.Vosotros por allí.

Y todo eso que suele pasar.

Que lo que dije ayer, hice tres relatos para un certamen de relatos de amor y desamor, supongo, titulado "amor en 100 palabras", organizado por radio Castilla la Mancha y que fue internacional.
Por cierto, ahora hay otro sobre El Quijote, en este no participaré porque entiendo que no se debe profanar algo perfecto con relatos engominados y rebuscados.

No sé, soy un poco degenerado en estas cosas y yo dejaré a El Quijote en paz.
Con el amor me puedo meter pero no con el súper héroe Quijote, nada de eso y yo, si escribo, no será para nada serio ni engolado, de eso nada, así que dejemos tranquilo a Don Alonso Quijano.

A lo que iba, que hice tres relatos, no gané ni tan siquiera los tendrían en cuenta o leerían. Me da y dió igual, yo el amor me lo tomo como lo que es, una tontería que a la mayoría de la gente afecta de mejor o peor manera.

¿O no?
Por que... ¿Qué es el amor sino un invento de nuestro cuerpo, de nuestra mente?
Claro, eso es, como no tenemos suficientes tonterías en la vida, vamos y nos complicamos con otra más.
Encima se aprovechan de San Valentín para estos estropicios...

AMOR DE IDA Y VUELTA.


Romeo paseaba sin su Julieta por Sevilla.
Ese día tenía decidido pedirle la mano a su amor platónico de toda la vida, a su Julieta.
Allí estaba ella, tan solemne, tan altiva, en ese balcón dispuesta a cantar la saeta que año tras año le había enamorado por esas fechas.
––¡Qué guapa!
Romeo chocó.
“Qué bien huele”.
––Disculpe, no le había visto. Soy una patosa.
“Qué sonrisa más bonita tiene, qué ojos más azules, qué labios más rojos, qué…” ––pensaba Romeo, olvidando ya a su Julieta.
Por olvidar olvidó hasta su saeta.

Un nuevo amor platónico nació en ese momento.

En fin, que con esto no es que fuese a ganar nada, tan solo perdí el tiempo.
Se me da bien, no obstante.
En eso sí gano siempre.
Publicar un comentario en la entrada