ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 30 de enero de 2016

Flores, florecillas, floripondios y cosas que no se comen

Opinión: 
Pues estaba yo aburrido y algo melancólico, bucólico, apostólico y romano, cuando agarré mi cámara de fotos y me dispuse a echar una foto a mi madre pero me tiró una sartén y dijo, "paparazzi" en su más puro estilo pijipueblerino tirando a un cruce entre vascuencie y árabe, pasando por extremeño, ruso, filipino y algo de aborigen australiano.

En eso estaba yo pero no pude realizar mi deseo de echarle la foto cuando escucho una algarabía en mi terraza, miro y eran 3 gorriones peleándose, les apunté con mi cámara pero resulta que no le había quitado el tapón delantero al objetivo.

Prueba no superada.

Le quité el tapón dispuesto a echar foto a algo y vi que pasaba por el cielo un gran helicóptero.
Un enorme helicóptero y ese sí, ese sería mi víctima.
Pero tampoco.
No había dado al botón de encendido de la cámara y para cuando acerté, con mis nervios descontrolados, a ver dónde estaba, lo que no vi ya es dónde estaba el helicóptero.
Se me había perdido del campo de visión porque hay edificios más altos que mi casa y me lo tapaban ya.

Decidí otra cosa, cambié de táctica.
No intentaría echar fotos a las cosas que se movieran porque no se dejaban, eran objetivos hostiles para mí, así que tuve que echar a cosas que no se pueden defender, mover ni nada por el estilo.



Ya, ya lo sé, son fotos a traición pero es que me da miedo echar fotos a cosas móviles porque no se dejan.



Yo ya lo tengo claro, cosa que se mueva más rápido que una piedra ni pensármelo.



Lo siento por ellas pero la vida es así de cruel conmigo.



Ni siquiera eché las fotos en Raw para su posterior edición con el Photoshop, estoy de un vago...



Sin más que contar, fue un placer un rato incordiar.
Publicar un comentario