ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 15 de abril de 2015

No sé qué poner, adiós.

Opinión: 
Buenassssss.

Hace días que no os molesto y eso no puede ser.
Mi misión (una de tantos miles de misiones que tengo), es incordiaros lo más que pueda.
Lo que pasa es que mi neurona y yo estamos bastante distanciados, ni nos entendemos, ni nos hablamos, así que, sintiéndolo mucho y, sin que sirva de precedente, no sé qué contaros.

Eso no me crea el menor inconveniente porque así hago más el vagonetas y vosotros estaréis más tranquilos sin mis cosas.

Así que nada, hasta otra.

Vaya tela, que no soy capaz de darle a la X, mi vena de incordiador y troll me obligan a quedarme por aquí pero sigo sin hablarme con mi neurona y sin ella, no sé qué contaros.

Venga, hasta luego.

Resulta que un policía local que le quedaban dos telediarios para jubilarse (es cierto, dos telediarios de las 3 le quedaban y luego a disfrutar de la vida), va y se coloca el coche con el radar en un sitio donde iba a caer hasta el Tato.

Y así fue, 205 multas por exceso de velocidad cayeron ese día.
Ya, estaba cumpliendo la ley, la gente iba más rápido de lo que permitía esa vía y todo eso.
Cierto, él cumplió con su deber, aunque la gente se cabrease y quejase.

Clarooooooooooo.

Pues que le echen del cuerpo por no haber cumplido con ese deber durante los demás días de su trabajo como pone multas (que no sé cuántos habrán sido).

¿Que por qué?

Bueno, si los demás días no multaba tanto y ese día buscó ese lugar y se hinchó a cazar coches... 

No sé, sumad 2 y 4, le restáis X y lo eleváis a la enésima potencia de Pi y ahí lo tenéis.

Conspiranoicamente hablando, también pudiera ser que sus jefes no tuvieran dinero para regalarle la placa y el reloj de su jubilación y le obligasen a sacarlo como extra con esas multas.

A lo que íbamos, sin inspiración estoy y me tengo que apañar con la cruda realidad.



Publicar un comentario