ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

domingo, 2 de noviembre de 2014

Profesiones de futuro. El latón.

Opinión: 
Nace una nueva profesión de futuro.
Esta profesión va de la mano de la del cobre, catalizadores, etc.

Me refiero a la lucrativa profesión del robo de latón.

El resumen de esta profesión podría ser:

Día cualquiera, sitio cualquiera.
Te levantas, vas a trabajar, sales por la puerta, vas a echar la llave y, sorpresa, no puedes coger el tirador porque, simplemente no está.
Ha desaparecido misteriosamente.
Te preguntas si han podido ser los Aliens, si tuviste alguna vez tirador en la puerta, si se ha podido caer, si la Santísima Trinidad lo hizo desaparecer.

Pero  noooooooooooo, no y no.
Ha sido un Santísimo o Santísima pero vamos, que el nombre da igual, lo importante es que es un profesional ya.
Un profesional del robo de cosas de latón, entre ellas los tiradores de las puertas y demás accesorios de ese metal.
Es un derivado del robo de hierro, cobre, etc y, aunque el precio al que se lo pagan es inferior al cobre, también es dinerito gratis para él y grave problema de dinero para el que sufre su profesional atención.

A él le pueden dar dos o tres euros por el pomo, o menos, a ti te va a costar 50 ó 60 euros, tal vez mucho más, más mano de obra, el atentado contra tu propiedad.

¿Que le puede pasar a un profesional del robo del latón?
NADA.

Como el robo es menor de 300 euros, no es delito que debe conllevar cárcel ni nada por el estilo.
De todas formas, aunque sea reincidente, tampoco le pasará nada.
Si le pillan le tomarán datos y poco más e irá con su saco a "trabajar" a otro sitio.

En fin, que son todo unos profesionales en lo suyo.
Lo suyo es robar y ahora, con la excusa de la crisis, tienen eso, excusa para apropiarse de lo que no es suyo sin pensar (aunque si lo piensan les da igual) si tú, el robado, te puedes permitir reponer lo quitado sin quitarte un par de comidas al día, un par de cervezas, o lo que sea.

Así que nada, cada vez se acerca más la hora de la justicia ciudadana. Al que pille tocándome las narices le meto dos ostias y si voy a la cárcel por eso, Viva la justicia estatal, así sabremos a quién protege y a quién no.

Hay que cambiar las leyes.

Amén.
Publicar un comentario