ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

domingo, 30 de noviembre de 2014

Culto al cuerpo. Dietas y zarandajas.

Opinión: 
No iba a programar post para hoy pero es que estaba aburrido y dije, pues lo hago.
Ahora lo que no sé es de qué os voy a trollear.

Pensaremos sobre el terreno con quién me meto hoy.

Ya está, decidido.

Estaba pensando yo una cosa.
Somos de lo más gracioso que hay, el género humano es la leche, me hace una gracia...

A ver, estamos en tiempos de culto al cuerpo, de procurar estar lo más sano posible y sin embargo...
Cada vez comemos más comida rápida y más mier......... con perdón, en vez de nuestras conocidas lentejas con chorizo que te entran unos calores en invierno que vas como los indios pies negros, todo el día despecherao aunque estén en unas montañas nevadas.



Quietos, que me voy del tema, es que me entretengo con una mosca.

A lo que yo iba (esperad que mire más arriba, que se me olvidó de lo que hablaba).

Ya, pues sí, que el género humano me hace gracia, lo del culto al cuerpo también pero bueno, eso de culto, como no sea de leer los prospectos de los anabolizantes o las revistas de pressing catch...

Otra cosa que me hace gracia es la de tener miedo a pesarse, a la báscula y lo que te pueda poner.

Pero vamos a ver, mis pequeños saltamontes:

Por cierto, no sé por qué leches siempre ponen a chicas en los anuncios sobre adelgazar y todo ese rollo. Sí, vale, sabemos que la mujer es más propensa debido a su metabolismo y todo eso pero que nadie os engañe, cada vez veo más hombres obesos y lo peor de todo, muchos niños que parecen un tronquito. Eso no me gusta nada, nada, deberían estar como sables a esas edades.

A lo que iba, mis pequeños saltamontes:

La báscula es cosa inanimada, solamente dice lo que pesas. 
La culpa de tu peso no es de la báscula, es tuya.
La báscula no puede dar miedo.

LO QUE TE DEBE DE DAR MIEDO ES LA COMIDA O EL NO MOVERTE LO SUFICIENTE PARA QUEMAR MÁS DE LO QUE COMES.

No sé, si miras al plato de fabada con miedo y comes tímidamente, seguro que la báscula te sonreirá y tú también lo harás
Si en vez de caminar del sofá a la nevera, caminas de tu casa al pueblo de al lado a por pan, y volver, seguro que tu báscula de sonreirá.
Si en vez de caminar mirando el paisaje y notando que los caracoles te silban cuando te sobrepasan, aceleras el paso y los pies te arden al llegar a casa, la camiseta está para echarla a la lavadora y tienes unos coloretes que ni Heidi, la báscula os sonreirá.

Tras 6 meses haciendo esto la báscula será tu amiga y yo también por darte tan buenos consejos.
(Si te funciona lo mismo voy yo y los sigo también).


Publicar un comentario en la entrada