ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 4 de junio de 2014

No al racismo

Opinión: 
 Amigos de color. (No al racismo) Bueno, otro relato hecho al alimón entre mi amiga Tamara y yo.
Este va sobre el racismo y la intransigencia y es un relato para el público infantil pero no estaría de más que los padres se lo leyeran a los hijos para que lo tengan en cuenta.



AMIGOS DE COLOR. (Inspirado en la canción El alma no tiene color de Antonio Carmona)


-Mira papá, un raro¡¡¡-decía el pequeñín Carlos a su padre, señalando a otro chico que caminaba con su madre.

-No es raro, hijo. Es un niño de color.-dijo el padre al niño.

-De color negro papá.

-No exactamente, se les llama de color, simplemente-dijo el padre.

-¿Pero son personas?-siguió preguntando el niñito sin dejar de mirar al niño de color.

-Por supuesto que son personas, igual que nosotros. Todos somos personas, seamos del color que seamos.-dijo el padre.

El niño no se lo acababa de creer, para él era imposible que alguien de otra forma o color fuera persona, como él era. Seguía creyendo que el niño de color no era como él.


Entraron en un parque y se encontraron frente al niño de color y su madre.

A Carlos le empezó a dar miedo al ver la cara , los brazos, todo de otro color del chico y más cuando vio que se abalanzaba hacia él corriendo.
El chico de color chocó y empujó al padre y al hijo y los tiró fuera del carril bici justo en el momento que un chico montado en una mountain bike pasaba a toda velocidad mirando hacia atrás.

Los 3 rodaron por el suelo y la madre del chico de color se acercó a los caídos.

Carlos se levantó el primero y después el otro chico. 
Carlos no dejaba de mirar su rodilla ensangrentada y el codo del dicho negro.
Por ellos salía un hilillo de sangre roja.
La sangre del niño de color, que él había creído un monstruo era igual de roja que la suya y además, el chico de color los había salvado de un atropello.
Con el rabillo del ojo vio que su padre se había levantado y hablaba con la madre del chico de color, sin volverse a mirarlo dijo.

-Mira papá, sangra, como yo. Nos salvó.

El padre no contestaba.

La madre del chico se acercó a los niños.

-Tu padre no puede escucharte a no ser que le hables directamente. Es sordo. ¿No lo sabías?-dijo ella.

El chico miró a su padre, que por cierto, no estaba sangrando.

-¿Entonces mi padre no es humano?

(este es el final irónico, raro)

ahora el otro

El chico miró a su padre y se dio cuenta de que todos tenemos algo que nos hace diferentes y se fue a abrazar al chico de color.


Y aquí la canción.

Publicar un comentario