ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

viernes, 27 de junio de 2014

Los Mordiscos de Luís Suárez o mala educación infantil.

Opinión: 

Como dos críos pequeños. "Me ha mordido y el otro, ay, ay, ay".

No sé, ahora lo miraré mientras escribo esto, sobre la marcha, como es mi costumbre.
Todos, o casi todos, hemos visto el último mordisco del jugador de Uruguay y futuro, tal vez, jugador del F.C. Barcelona en este último Mundial de Brasil 2014.

Viendo sus antecedentes, no sé si sabréis que este jugador ya ha mordido a más jugadores en otras ocasiones.

Creo recordar y como dije, voy a mirar dentro de un ratillo y si es así, os lo pongo aquí, que alguna vez escuché a alguien, no sé si a Tamara o lo leí en algún sitio y vi en Supernani, aunque no veo yo esas cosas, que hay niños que tienen la manía de morder y que hay algunos que son más mordisqueadores que otros, claro está. También tienen la costumbre de tirar del pelo, sí pero en este caso, estamos hablando de mordiscos porque no hay caso famoso últimamente de tirar repetidamente en diferentes ocasiones, del pelo a alguien.

Por si esto os suena a chino, os lo ilustro con el vídeo del segundo hobby favorito de Luís Suárez.




Y ahora voy a Google a ver si hablan de esa costumbre como mala educación infantil que hayan podido recibir estos personajes tan mordedores porque, la verdad, ni mi perra era tan reticente como este señorito.

Me preocupa y por eso voy a hacer mi propio CSI sobre el tema mordedor reincidente a edad adulta.

Bueno, pues de primeras, aquí lo dicen perfectamente, no iba yo muy perdido creo.

Mirad qué dicen en esta página y hay más cosas, solo os voy a pegar un poco.

http://espanol.babycenter.com/a10900013/morder-por-qu%C3%A9-ocurre-y-qu%C3%A9-puedes-hacer

Puede ser traumático que te digan que tu hijo mordió a otro niño o sentir cómo te hinca los dientes a ti. Pero este comportamiento no es poco habitual: para cuando llegan al preescolar, la mayoría de los niños ha mordido a alguien al menos una vez y alguien les ha mordido a ellos. Los niños muerden con menos frecuencia a medida que se van haciendo mayores, pero a esta edad, los mordiscos son todavía comunes en situaciones en que hay muchos niños juntos, como la escuela o el parque. 

Los niños pueden morder si no son capaces de manejar una situación o si se sienten paralizados por el miedo, el enojo o la frustración, por ejemplo.

Pienso que los padres del jugador no siguieron estas pautas que tan bien explican a continuación en esa página.

Piensa en cuándo y por qué tu hijo muerde 
¿Es cuando juega con otros niños o cuando otro niño le agarra un juguete? ¿Sucede cuando otros niños lo agobian? ¿Intenta morderte cuando has estado dando de comer al nuevo bebé? Es posible que la maestra de tu hijo también tenga alguna pista de qué provoca esta reacción. Después de un tiempo, probablemente podrás predecir cuándo tu hijo va a morder y podrás intervenir. 

Vigila de cerca a tu hijo 
Señales de alarma, como llorar, patear y lanzarse hacia alguien a menudo son precursores de un mordisco. Si tu hijo ha estado mordiendo a otros niños, obsérvalo e intervén antes de que lo vuelva a hacer. Puedes decirle algo como “No puedo dejar que hagas daño a Mercedes”, o “No, no tengo ganas de que te acerques más a mí con tus dientes”, mientras le sujetas firmemente y con suavidad la frente o le tapas la boca. 


Y bueno, esta me ha chocado un poquito, jejeje. Existen los padres mordedores por lo que veo, pobres hijos de Luís Suárezzzzzzzzzzzzzz.

Nunca muerdas a tu hijo como represalia 
Algunos padres creen que esto demuestra a los niños que morder duele, pero lo único que consiguen es enseñarles una forma equivocada de manejar la agresión: siendo a su vez agresivos. Incluso morder “de mentirijillas”, cuando lo hace un padre, puede contribuir a que un niño muerda más aún, así que nunca muerdas a tu hijo, ni en broma. 


En fin, que lo normal es ver que se líen a puñetazos, cabezazos o patadas o, alguna mezcla de todo eso pero... Y morder, y morder y morder, a los jugadores otra vez.


Esto me recuerda esa ranchera que tan mal cantaba Bertín Osborde, como casi todas.
Y volver, volver... Volverrrrrrrrrrrrrr, etc.

Ambicionad, ¿qué pensáis sobre el síndrome del adulto mordedor? De Crepúsculo no es, me lo ha dicho él.
Publicar un comentario en la entrada