ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 13 de marzo de 2014

Relatos cortos. El Rey que quiso ser y no fue

Opinión: 
Ser Rey no es nada difícil en estos tiempos.
Antes no, antes, para ser Rey había que ser cruel, malvado, duro, calculador e, incluso, muy, muy asesino.
Tened en cuenta que si eras el 6º en la línea sucesoria, te estorbaban tus otros 5 hermanos, así que ser el primogénito era síntoma de ser futuro difunto, de tener más familiares cercanos.

Eso me pasó a mí, ahora estoy reencarnado en loro pero eso no importa, os lo cuento como pasó y creedme, todo es real.

Yo era, no el primogénito, era el secungénito, es decir, el que iba tras el primogénito en la línea sucesoria al trono de Ganstiroplas.

A la tierna edad de 11 años me cargué a mi padre y a mi madre, a los 13 me cargué al hermano que me seguía por si se le ocurría la mala idea de matarnos al primogénito y a mí para reinar.
Dejé pasar un poco el tiempo para que nadie sospechase tantas muertes familiares y un día que no tenía mucho que hacer y me aburría, le partí el cráneo a mi hermano mayor con un trozo de pan duro que se había dejado tirado en el suelo nuestro bufón por lo que las pruebas siempre apuntaron hacia él. Yo mismo nombré a su verdugo, su padre.

Sí, supongo que fui muy cruel pero la vida lo es y si no, pensad en lo que yo sufrí el día de mi coronación, bueno, mientras me iban a coronar.

Yo, como era muy joven aún, no había sido nombrado ni caballero y en eso estaban.
El primer caballero del reino me iba a hacer los honores con el típico gesto de ponerme su espada en cada hombro y yo diría el típico juramento de caballeros.

Pero, tuve la mala suerte de que el primer caballero fuese el inventor del golpe de estado y las Repúblicas.
Sí, no me dio tiempo a prestar juramento ni a reinar, claro está. Desde lo alto, mientras volaba hacia la luz, vi mi cabeza rodar por el suelo, me di cuenta de que siempre fui muy feo y de que era muy bonita esa luz, pensé que sería bonito ser un ave y en eso estoy, reencarnado en loro por los siglos de los siglos.

Así fue y así se lo conté.
Publicar un comentario en la entrada