ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

lunes, 10 de febrero de 2014

Hablemos de todo. El amigo imaginario de los niños

Opinión: 
Hablemos de todo. El amigo imaginario en los niños.


La verdad es que yo nunca he tenido de eso, a pesar de ser hijo único, será porque desde pequeño, he tenido a mi amigo Edu, Andrés y Braulio.
Nunca me hizo falta un amigo imaginario porque siempre los he tenido reales, hasta fecha de hoy.

La verdad es que nunca, en mi niñez, he visto a ningún chico o chica que me presentase a algún amigo imaginario o que dijese de tenerlo.
¿Estamos degenerando?
O no ser de pueblo influye.
No sé.

Pero bueno, que tampoco ha de ser muy preocupante tener un amigo imaginario y si es amiga, pues mejor.


Si frecuentemente encuentras a tu hijo en largas conversaciones, jugando, riendo con alguién que tu no ves, no debes preocuparte, es su amigo imaginario. Una persona creada por él, con su nombre y personalidad que seguro le va a hacer compañía por algunos meses o quizás años.


Los niños establecen los límites entre la fantasía y realidad alrededor de los seis y siete años de edad. Antes de eso ellos necesitan de espacio para dar alas a su imaginación, para vivenciar sus fantasías. El amigo imaginario puede aparecer en los niños entre los dos y tres años y puede prolongarse hasta los siete u ocho años de edad. Muchos niños describen a estos invisibles amiguitos, dando detalles de su ropa, de sus juegos y afirmando que realmente existen. Este comportamiento es normal. Para el niño el amigo existe y es decepcionante percibir que los padres no crean en su inseparable coleguita.

Esos amigos son fruto de la imaginación, le hacen compañía y le sirven de escape emocional reduciendo muchas veces la ansiedad y el estrés del pequeño.

Los amigos imaginarios aparecen sobretodo en hijos únicos, con hermanos mucho mayores que él o antes de ir a la escuela.
Más adelante, cuando ya tienen más amistades, el amigo imaginario desaparece.

Publicar un comentario en la entrada