ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 15 de enero de 2014

Historia de la máquina de escribir.

Opinión: 
Hacía tiempo que no os traía la historia de algún artilugio, herramienta, etc.
Hoy toca una.

La de la máquina de escribir.


Sí, ya sé que sois muy jòvenes todos y que solo conocéis el teclado del iPad y del ordenador, no sabéis lo que es el sonido del tecleo de una máquina Olivetti, por ejemplo. Nada sabéis de mancharos los dedos de tinta al reemplazar un carrete de tinta o pillaros los dedos, por capricho al teclear sobre ellos, sí, sobre ellos con los troqueles que daban contra la tinta.

Yo sí lo sé, ni más ni menos porque lo acabo de hacer para recordar esos viejos tiempos.

Pero nada, aquí me tenéis para mostraros este artilugio que revolucionó las oficinas.
Lo que me da un poco de pena, aunque mucha gente es rapidísima usando un par de dedos, es que no se usen los 10 para escribir, eso no me gusta nada de nada. Así que ya sabéis, el que no use los 10, que por lo menos use 9 pero, usadlos y no miréis el teclado jamás de los jamases, eso es pecado.

Otra cosa a tener en cuenta es que hay muchos cursos online de mecanografía y también sitios donde os miden la velocidad, incluso hay competencia sana, jejeje.

Sepamos un poco más sobre ella.

El primer intento registrado de producir una máquina de escribir fue realizado por el inventor Henry Mill, que obtuvo una patente de la reina Ana de Gran Bretaña en 1714.

La siguiente patente expedida para una máquina de escribir fue concedida al inventor estadounidense William Austin Burt en 1829 por una máquina con caracteres colocados en una rueda semicircular que se giraba hasta la letra o carácter deseado y luego se oprimía contra el papel. Esta primera máquina se llamó 'tipógrafo', y era más lenta que la escritura normal.

En 1833 le fue concedida una patente francesa al inventor Xavier Progin por una máquina que incorporaba por primera vez uno de los principios utilizados en las máquinas de escribir modernas: el uso, para cada letra o símbolo, de líneas de linotipia separadas y accionadas por palancas separadas.

En 1873 E. Remington and Sons, de Ilion, Nueva York, fabricaron el primer modelo industrial. La primera máquina de escribir Remington, producida para los inventores estadounidenses Sholes y Glidden, contenía casi todas las características esenciales de la máquina moderna.

El papel se sujetaba en un carro entre un rodillo y un pequeño cilindro, ambos de caucho, colocados paralelos entre sí. El carro se movía de derecha a izquierda por medio de un muelle (resorte) al tiempo que se oprimían las teclas; el movimiento estaba regulado por un mecanismo de escape, de forma que el carro recorría la distancia de un espacio para cada letra.

El carro volvía a la derecha por medio de una palanca, que servía también para girar el rodillo a un espacio de una línea mediante una carraca y un trinquete. Las líneas de linotipia estaban colocadas en círculo; cuando una de las teclas, dispuestas en un teclado en hilera en la parte frontal, era oprimida, la línea de linotipia correspondiente golpeaba contra la parte inferior del rodillo por acción de la palanca.

Una cinta entintada corría entre la línea de linotipia y el rodillo, y el carácter, al golpear esta cinta, efectuaba una impresión en tinta en el papel que estaba sujeto sobre el rodillo. La cinta se transportaba por un par de carretes y se movía de forma automática después de cada impresión.

Y bueno, hasta ahí puedo llegar porque las demás ya las conocéis.



Publicar un comentario en la entrada