ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 5 de diciembre de 2013

Animales en acción. El Celacanto.

Opinión: 
Pues aquí tenemos al casi extinto Celacanto de los mares y olé.

Ni más ni menos, el gran pez prehistórico y mítico Celacanto.

Celacanto, pez con aletas lobuladas que apareció durante el devónico hace unos 350 millones de años y que hoy está representado por una única especie. Tiene unos lóbulos carnosos cubiertos con escamas en la base de sus aletas pares, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los peces, en los que no existen tales lóbulos. También se caracteriza porque tiene una cola trilobulada.
         
  Se piensa que el celacanto comparte un antepasado común con los dipnoos y los vertebrados terrestres. Sin embargo, los celacantos son una rama especializada de este grupo que ha permanecido prácticamente inalterada desde sus comienzos. Por esta razón se suele decir que el celacanto actual es un fósil viviente. En muchas partes del mundo se han encontrado fósiles de estas especies con tamaños que oscilan entre 15 cm y casi 1,50m de largo.

Estos fósiles indican que, durante su larga historia, varios tipos de celacantos habitaron lagos, pantanos, mares interiores y océanos.
         
 Debido a la ausencia de fósiles en las rocas formadas después del cretácico, los paleontólogos pensaron que el celacanto se había extinguido hacía unos 70 millones de años, hasta que en 1938 se encontró un ejemplar vivo en la costa africana.

Así se supo que este pez con aletas lobuladas seguía habitando los mares del planeta. Aunque en las décadas posteriores se han encontrando más ejemplares y se ha descrito una segunda especie, el celacanto indonesio ('Latimeria menadoensis'), las poblaciones de este esquivo pez, que puede llegar a medir un metro y medio y habita a profundidades de hasta 700 metros, son muy vulnerables y todavía bastantes desconocidas para la ciencia.

Ahora, un equipo internacional de investigadores ha secuenciado su genoma, cuyo estudio preliminar ha confirmado lo que muchos científicos ya sospechaban: sus genes han evolucionado más lentamente que los de otros peces y vertebrados terrestres.



Publicar un comentario