ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 5 de diciembre de 2013

5 diciembre del 2013

Opinión: 
Seguimos con las andanzas de Don Danilo de la Mancha y su fiel escudero Aniceto.
Ayer los habíamos dejado en la cima de la cuesta, lamentándose de lo mal que estaba la vida últimamente.
Y tenían razón, como siempre.

-Ay Aniceto, que me da a mí que nos vamos a tener que volver por donde vinimos.
-Eso me temo mi señor.
-No es justo amigo, no es justo esto. Nosotros somos muy competentes y trabajadores pero esto no es justo.
-Ni mucho menos, mi señor -corroboró Aniceto, mirando hacia donde miraba Don Danilo de la Mancha.

A lo lejos, a unos 40 metros, se alzaban 3 poderosas figuras.

-Molinos, Aniceto, molinos de viento, ya ni gigantes hay para enfrentarnos a ellos.
-Bueno, gigantes son esos molinos.
-Cierto, muy grandes son, amigo Aniceto.
-¿Qué hacemos mi señor? ¿Los atacamos?
-¿A ti te hicieron algo? -preguntó asombrado Don Danilo.
-No, pero como tenemos la costumbre de atacar estas cosas...
-Anda, no leas tantos libros, lo nuestro es asustar viejas y levantar faldas a las mozas. Desandemos el camino andado.
-No estoy en contra de eso, mi señor pero que sepa una cosa.
-¿Qué cosa? -preguntó el caballero "andante".
-Esa cabra de ahí al lado nos mira mal.
-No es una cabra amigo Aniceto, es un carnero.
-¿Quién teme a los gigantes teniendo un enemigo como este?
-No sé, amigo Aniceto pero corramos, que viene.
Publicar un comentario