ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

martes, 17 de diciembre de 2013

17 diciembre del 2013

Opinión: 
Este mes de diciembre se pondrán de "moda" en mi blog las aventuras y desventuras de Don Danilo de la mancha y su "fiel" escudero, Aniceto.

Anteriormente los dejamos manipulando al artilugio endemoniado y que hacía retemblar el suelo.
Cuando pasó un buen rato, el suelo siguió retemblando pero no murió nadie ni nada, no pasó nada, solo salía humo, ruido y retemblor, así que Don Danilo de la Mancha, se levantó dignamente, se sacudió el polvo y miró a su escudero.

-Me caí.
-Ya, me hago cargo -dijo Aniceto, sin pestañear-. Esto funciona, ¿nos vamos o qué?
-¿Irnos dónde? ¿Qué más da que eso funcione? No podemos llevárnoslo, pesa mucho y no sirve para nada.
-La idea es que él nos lleve a nosotros, mi señor.
-Eso pensaba yo -sopesó el caballero-. Yo me monto alante.
-No podemos subir los dos encima, tendré que llevarle a cuestas, mientras dirijo este aparato.
-También me vale -se notaba que al caballero menos andar, le gustaba cualquier idea. Pegó un salto y se subió en la chepa de Aniceto y este, a la máquina diabólica.

Con gran esfuerzo y a base de probar diferentes palancas, el cacharro empezó a moverse, Don Danilo se santiguó y rezó a todo Dios bendito conocido y por conocer.

-Nos movemos -dijo jubiloso Aniceto.
-¿Para dónde vamos? -preguntó Don Danilo, entre rezo y rezo.
-Yo qué sé, bastante hago con moverlo, donde Dios quiera.
-Ay, mucho me temo que esto nos llevará hacia su amo y señor, el diablo.
-Bueno, el caso es que nos lleve a algún sitio. ¿Quién le dice a ustes que el diablo sea bueno o malo?
-No sé, un libro, se llamaba algo así como La Biblia, por ejemplo, Don Frustuoso, el cura, las monjitas, todo el mundo dice que el demonio es malo.
-Bah, también decían que el agua se convierte en vino y yo fui monaguillo. El vino del cura es vino, nunca fue agua.
-Tú eres tonto, se refieren a que en el campo llueve, cuando llueve, salen las uvas y luego se convierten en vino, ese es el milagro.
-Ah, ¿por eso el demonio es malo y el otro es bueno?
-Yo qué sé, Aniceto, ya me has liado, mueve esto y que nos lleve a algún buen puerto.
-Primero voy a ver si giro porque en vez de puerto nos estamos dirigiendo a un acantilado...
Publicar un comentario en la entrada