ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

viernes, 25 de octubre de 2013

Coches para recordar. Seat 600

Opinión: 
¿Qué decir de este pequeñín?
Ahora está volviendo a salir a escena de la mano de Fiat.
La olla a presión o más conocido como el Seat 600, llenó nuestras carreteras hasta cifras inéditas.
¿Por qué?
Precio, la gente quería tener coche pero no había dinero para los de gama media.
A pesar de su tamaño, no era raro que, como se estilaban las familias numerosas, partiesen para vacaciones dentro de ese mini bollo, las familias al completo, es decir, abuelos y niñeras incluidos en el lote.

El 27 de junio de 1957 comienza la fabricación del Seat 600 en España y, con el, el inicio en el país de la motorización masiva. Su nacimiento no sólo dio un vuelco a la industria automovilística española, sino que cambió por completo la vida de los españoles.

El único problema del 600 es la refrigeración. Según su inventor, supuso el mayor problema con el que se encontraron a la hora de crear el coche. La solución que el mismo proponía era que la correa del ventilador estuviera bien tensada, además de procurar que no hubiera incrustaciones en el radiador.

Del 600 se fabricaron diversas versiones, conocidas como Normal, D, E y L Especial sin contar versiones como la comercial, la descapotable, la Formichetta, etc.
En España se realizó un diseño alargado en 30 cm para dotarlo de cuatro puertas, que fue bautizado bajo las siglas de SEAT 800. Tuvo relativo éxito y constituyó una aportación española a los diseños originales.

La comercialización del SEAT 600 fue disminuyendo paulatinamente debido a la creciente competencia de modelos de otras marcas que resultaban más atractivos al consumidor. Por ejemplo, el Renault 5 (del que ya hablaremos), con una estética más moderna y mejores sistemas de seguridad, se popularizó rápidamente en el mercado europeo.
Otro motivo para el cese de la producción fue que el pilar B del 600 era débil y estrecho, lo cual dificultaba una instalación correcta de los cinturones de seguridad, que en aquellos días se hicieron obligatorios en España.


Publicar un comentario en la entrada