ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 26 de septiembre de 2013

Ateo de amor 3. Encrucijada 70

Opinión: 
Ateo de amor 3. Encrucijada 70

-        Está bien mamá, nos vamos.
-        ¿Ves Fulgencio? Silvia es más sensata y razonable que tú.
Fulgencio miró a su mujer como dándola por imposible. Se dispuso a partir.
-        No mamá, no soy ni sensata ni razonable, por lo menos no como tú. Nos iremos, si ese es tu capricho pero no me haces ninguna más de esta, me voy a un hotel hasta que arregle para irme a trabajar.
Marta se quedó con la boca abierta, sin saber qué decir, y eso era muy difícil en ella.
Fulgencio se puso a aplaudir la decisión de su hija.
Por lo que Marta salió de su ensimismamiento y la pagó con él.
-        Tú también te puedes largar con ella.
-        Te recuerdo, querida esposa mía, que la casa es mía, así lo acordamos con el notario y me estoy pensando si no largarte de ella ahora mismo y que te vayas tú al hotel. Silvia y yo nos quedamos en la fiesta de cumpleaños.
-        Pues yo me voy —dijo Marta.
Fulgencio se aproximó a ella. La miró.
-        Tú. También. Te. Quedas. No le hagas este feo a tu hermano.

Marta vio en Fulgencio la mirada que la enamoró de jóvenes, esa fiereza que ahora parecía tener perdida.
Publicar un comentario