ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 19 de septiembre de 2013

Ateo de amor 3. Encrucijada 63

Opinión: 
Ateo de amor 3. Encrucijada 63

Se miraron los dos amigos.
-        Está bien, abriré yo —dijo Ricardo.
Mateo se metió más para dentro de la casa, se dirigió al comedor rápidamente mientras escuchaba abrirse la puerta y hablar algo a su amigo.
-        Oye Mateo, sal un momento, quieren decirte algo              —escuchó decir Mateo.
Salió intrigado, qué raro que Marta quisiera decirle algo nada más entrar por la puerta.
Se quedó medio parado, no era Marta.
Era una rubia.
Una rubia y poca ropa.
Una rubia en mini vaqueros y top color rosa.
¿Qué querría de él ese pedazo rubia?
-        Hola, ¿me buscas? —solo supo decir.
-        Si es suyo el todoterreno que hay ahí enfrente, sí. Me dijeron que había entrado aquí su propietario hacía un momento y por eso vine —dijo, con marcado acento inglés.
-        Sí, es mío —contestó Mateo, más intrigado aún. ¿Qué querría de él y su coche esa rubia?
-        Es que le acabo de dar un golpe aparcando y se ha abollado un poco el parachoques —sonrió tímidamente la rubia.
-        Ah, no pasa nada, seguro que será poco, mi todo terreno tiene muy buenas defensas, lo que lo siento es por su coche. No habrá quedado muy bien —se lamentó Mateo.

-        No, en realidad a mi coche no le ha pasado nada    —dijo ella mientras abría la puerta para salir fuera y ver los daños.
Publicar un comentario