ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Adivina el lugar y solución a la semana pasada. Las Cuevas de la serranía de Naica.

Opinión: 
Cuevas de la serranía de Naica, México

En 1794 los señores Alejo Hernández, Vicente Ruiz y Pedro Ramos de Verea localizaron una pequeña veta al pie de una corta serranía conocida como Naica, al sur de la actual Ciudad de Chihuahua. Así, el 6 de junio de ese mismo año oficializaron su descubrimiento al hacer el denuncio formal de "una mina ubicada en tierra virgen, con el nombre de San José del Sacramento en la cañada del aguaje de la sierra de Naica".

Anteriormente nada se sabía de la sierra de Naica. Al parecer el término naica es de origen rarámuri y significa "lugar sombreado"; de nai, "lugar", y ka, "sombra". Otras fuentes lo traducen como "lugar sin agua".

Entre 1928 y 1961 la mina de Naica fue explotada por compañías estadounidenses, y a partir de ese último año el Grupo Peñoles opera la mina con todo éxito, siendo una de las más importantes y productivas del estado. Actualmente la mina produce principalmente plomo, zinc, cobre, plata y oro, llegando a procesar casi un millón de toneladas de mineral al año.

La Cueva de las Espadas nunca contó con un acceso natural y gracias a ello los cristales tuvieron la oportunidad de crecer a tamaños muy por arriba de lo normal, a lo largo de un proceso silencioso y subterráneo de varios miles de años. La selenita, lo mismo que todos los minerales de yeso, está compuesta de sulfato de calcio hidratado.

En abril del año 2000, Eloy Delgado y su hermano Francisco Javier  se encontraban operando una poderosa barrenadora, taladrando un túnel de exploración dentro de la mina de Naica, en el nivel de los 300 metros de profundidad. En un momento dado la barrenadora se siguió de largo y quedó ante ellos un pequeño agujero que al parecer daba a una grieta. Sin embargo, al ampliar un poco el boquete, Juan se dio cuenta de que se trataba de algo más grande de lo normal.


No sin dificultad, Francisco Javier logró traspasar el estrecho hoyo y llegó a un salón. Quedó maravillado ante lo que contempló. Penetró en una especie de "geoda" de unos 8 metros de diámetro y de pronto se vio envuelto enteramente por cristales, blancos y cristalinos, de gran tamaño. Aunque se trataba de cristales de yeso, se dio cuenta de que eran totalmente distintos a los de la Cueva de las Espadas, y de un tamaño mucho mayor.

Para saber más, visita a la página Fuente del post.

http://www.mexicodesconocido.com.mx/maravillas-de-naica.html


Ahora a ver si sabéis de qué lugar es este.

sembrando


Suerte

Publicar un comentario