ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 21 de agosto de 2013

Ateo de amor 3. Encrucijada 34

Opinión: 
Ateo de amor 3. Encrucijada 34


-        Oye Catalina... Que no hace falta recurrir a eso para despistar a mi hermana, aunque te ha salido genial.
-        No es un recurso, lo sé hace un ratillo y bueno, no pude reprimirme cuando tu hermana dijo eso y me miró a los ojos. Tenía pensado decírtelo luego, a solas, en la intimidad —guiñó un ojo a Ricardo.
-        Madre mía. ¿Tú sabes lo feliz que me haces?
-        Pues estás pálido chaval —bromeó Catalina. Ella también estaba feliz, ahora que veía que Ricardo se lo tomaba tan bien.
-        Bueno, es que la noticia ha sido bomba.
-        Vino bien, por supuesto para despistar a tu hermana, conspiración total.
-        Ahora querrá elegir el nombre del niño, ya verás
-        Que va, no ha tenido tiempo ni de pensar.
-        Se llamará como el abuelo. Federico y si es niña, Leovigilda, como la bisabuela —dijo Marta, entrando con la botella de sidra en la mano y seguida por Silvia con los vasos típicos para escanciarla —. Vamos al patio.
-        ¿Ves? —dijo Ricardo, poniendo los brazos como el que se resigna a todo.
-        Veo —dijo Catalina medio asustada.
-        Venga, a celebrarlo —ordenó Marta, toda dispuesta —. Para ti agua Catalina, en tu estado no debes beber ni siquiera sidrina.
-        Está bien Marta pero no saquemos las cosas de quicio, es un embarazo, nada más, no me voy a la Luna.

-        Ya me lo dirás dentro de unos meses —sonrió Marta.
Publicar un comentario