ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

domingo, 18 de agosto de 2013

Ateo de amor 3. Encrucijada 31

Opinión: 
Ateo de amor 3. Encrucijada 31

-        Oye Marta —dijo Catalina suavemente—. Tu hermano vale mucho más que eso de ser guapo o elegante.
-        Hola Catalina, vienes radiante, no como tu "llavero" este...
-        A ver hermanita, tengamos la fiesta en paz, ¿vale?
-        Está bien, pasad.

Era la ceremonia de siempre, Marta pinchando a su hermano, en el fondo, le quería mucho pero ella no era de sentimientos fáciles de aflorar, era una asturiana pura y dura, por fuera muy fuerte pero interiormente, un volcán a punto de explotar.
Algo saltó a la espalda de Ricardo y lo besó en el cuello.
-        Hola Silvia, sigues como cuando eras pequeña, emboscándome y siempre caigo.
-        Bueno, soy sigilosa, silenciosa y eficaz.
-        Ya veo sobrina, ya veo. Por cierto, estás guapísima.
La chica enrojeció mirando a Catalina.
-        La que está guapísima, como siempre es la tía —dijo la chica para desviar el tema, aunque tenía razón, Catalina eclipsaba no solo a un Sol, sino a toda la Galaxia y eso que iba vestida prácticamente informal.
-        No seas aduladora Silvia, estás preciosa —observó Catalina y también tenía razón. Las malas lenguas podrían decir que menos mal que Silvia no se parecía mucho a su tío y muy poco a su madre. También podrían decir que no sabían a quién había salido esa chica pero el caso es que era guapísima.

La chica volvió a enrojecer y señaló el comedor.
Publicar un comentario