ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

martes, 9 de julio de 2013

Historia de... La incubadora de bebés

Opinión: 
La fecha en que se fabricaron las primeras incubadoras para bebés humanos no está clara. Algunas referencias bibliográficas la sitúan en la década de 1850, otras postulan a W. C. Deming como el primer fabricante en 1888.


Pero probablemente, y según la repercusión que tuvieron sus avances en la prensa de la época, fuera Alexander Lyons el que en 1891 aportara importantes avances tecnológicos para las incubadoras (“couveuses”) que permitieron perfeccionarlas notablemente. Sus incubadoras, distribuidas por toda Francia, servía a los bebés de familias desfavorecidas.
En Inglaterra la incubadora se introdujo en 1887 según una publicación de la época, que debatía el uso de estos dispositivos para el cuidado de bebés prematuros y se hacía referencia a las primeras incubadoras públicas.
En Estados Unidos la primera estación de incubadoras para bebés fue introducida en 1898 en Illinois (Chicago) gracias al doctor Josepf B. DeLee.

Fue tal la magnitud y la expectación de tal invento y progreso, que los niños prematuros llegaron a participar en exhibiciones y muestras, incubadora incluida, en ferias con fines lucrativos.
Al acontecer una epidemia de diarrea, empezaron a ser conscientes de aislar a los pequeños, unos de otros, en compartimentos independientes.

En 1949, J. L. Pragel patentó en Missouri (Estados Unidos) una “incubadora de traslado” o portátil, que al parecer, fue una de las primeras construidas para este fin. Se empleaba fundamentalmente para trasladar a los bebés prematuros nacidos en casa hasta el centro hospitalario.


La incubadora de traslado se construyó de acero inoxidable y con una pequeña ventana de plástico que permitía ver su interior. Contaba con un termómetro que permitía medir la temperatura interna y un pequeño tanque de oxígeno que proveía una adecuada mezcla del gas para los niños que lo necesitaban y eran sostenidas con las manos de los operarios.

A finales de la Segunda Guerra Mundial, gracias a las incubadoras modernas, que incorporaban terapia de oxigenación y otros avances, la tasa de mortalidad infantil cayó significativamente entre 1950 y 1988: un 75% menos. No obstante, en muchos países aún hubo que esperar décadas para que se generalizaran.

Publicar un comentario