ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 2 de mayo de 2013

Animales en acción. El marisco.

Opinión: 
Bueno, esta mañana pusimos la solución al "animal" oculto de la semana pasada y era la gamba.

Os he hablado un poquito sobre ella pero ahora será un poco más extenso y ampliaremos la información sobre su familia, el marisco.





Los mariscos son animales invertebrados que habitan y se desarrollan en aguas marinas y sus entornos. Incluyen una gran variedad de especies que pueden clasificarse en dos grandes grupos: crustáceos y moluscos. De modo similar a los pescados, la diversidad de estos alimentos que se encuentran en las pescaderías revela la gran riqueza de los fondos marinos. El agua es el elemento más abundante en el marisco y supone de un 75 a un 80 por ciento de su composición.

A diferencia del pescado, en el marisco las proteínas son más fibrosas, tienen más colágeno, motivo por el que son más difíciles de digerir y aportan purinas, sustancias que proceden de la degradación de proteínas del marisco, que cuando nuestro organismo las metaboliza se transforman en ácido úrico.



El marisco se divide en tres familias:

Los crustáceos, como los insectos y los arácnidos son artrópodos, es decir, animales con patas articuladas. Aunque no están diferenciados en tantas especies como lo están los insectos o los arácnidos, pues sólo se conocen alrededor de 26.000 especies, son muy abundantes y casi tan importantes en el mar como los insectos lo son en la tierra.

Una de las características mas llamativas de los crustáceos es que el crecimiento no es contínuo, sino que ocurre bruscamente: a saltos periódicos. El caparazón duro que les protege, les impide el crecimiento continuo, por lo que para crecer tienen que desprenderse de él. A este fenómeno se le denomina muda. Comienza con movimientos bruscos de los apéndices, con lo que consiguen abrir el caparazón en la unión del cefalotórax con el abdomen y por esta abertura el animal va saliendo lentamente. Se desprende del caparazón correspondiente a las patas y, por último, del de las piezas bucales. El animal liberado de su caparazón se embebe de agua que almacena en sus tejidos, aumentando así de volumen y talla.
Luego fabrica un nuevo caparazón.

Los Moluscos: Son aquellos que su cuerpo está envuelto en una concha con una o dos valvas. La almeja, el berberecho, el bígaro, el mejillón, etc., son algunos ejemplos de moluscos con concha.



Los Cefalópodos: Los cefalópodos también son moluscos, pero estos carecen de concha y su cuerpo esta provisto de tentáculos. El pulpo, la sepia, el calamar, son algunos ejemplos de moluscos sin concha.





Publicar un comentario