ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

jueves, 23 de mayo de 2013

Animales en acción. El alce.

Opinión: 

Pues sí, vamos con el amigo alce.


Este enorme cérvido puede alcanzar un peso de 450 kg y algunos individuos muy viejos llegan a veces a 500. El cuerpo es relativamente corto y grueso, alto, ancho de pecho, con la cruz algo levantada, horizontal en el dorso y más bajo en la grupa. Las patas son altas y firmes, de longitud uniforme, terminadas en pesuños profundamente hendidos y hundidos y unidos por una membrana extensible. El cuello, abultado y fuerte, sostiene una cabeza grande y alargada, que se estrecha hacia los ojos y que termina en un hocico largo, abultado, muy chato en la parte delantera. El labio superior, muy desarrollado en todos los sentidos, es extraordinariamente movible, peludo y hendido, y cuelga sobre la mandíbula inferior.

En sus movimientos, el alce es bastante menos ligero y flexible que el ciervo: no puede huir a gran velocidad, pero trota rápidamente, demostrando una resistencia increíble; muchos observadores aseguran que puede correr unos 50 ó 60 km diarios. Es, además, un buen nadador; en efecto, no sólo busca el agua por necesidad, sino también por placer, para bañarse y refrescarse, como hacen varias especies de bovinos. Cuando corre, las cuernas hacia atrás, en posición casi horizontal y levanta el hocico; por eso tropieza a menudo.


-El alce emplea el mismo truco que los animales de la Edad de Hielo para sobrevivir: ser muy grande. Al habitar en las latitudes más altas del hemisferio norte, el alce tiene la obligación de ser muy grande (una proporción baja entre superficie, área y volumen ayuda a evitar la pérdida de calor). Por eso había tantos animales gigantescos en la Edad de Hielo. El alce ama tanto el frío, pues, que a temperaturas por encima de los -5 grados tiene dificultades para respirar, por eso se ve obligado a tumbarse en la nieve para refrescarse.
-Las astas de los alces son casi un animal aparte. Estas cornamentas superan los 20 kilos de peso y son tan anchas que podrían albergar una hamaca para un niño. Además, las astas de alce forman el tejido animal de crecimiento más rápido: 2,5 centímetros al día. ¿Os lo imagináis? Por si fuera poco, las astas son muy sensibles: el alce puede sentir si una mosca se ha posado en ellas.

Es un animal bastante tonto.

El alce es tan monumentalmente memo que, muchas veces, cuando oye el sonido de un coche o camión, sale del bosque para plantarse en la carretera, con la curiosa convicción de que así estará más seguro. En
Nueva Inglaterra, cada año mueren atropellados en torno a un millar de alces.”


Para romper la corteza de los árboles, clava en ella los dientes y luego con los labios arranca largas tiras. También utiliza la cabeza para bajar las ramas, de las que después rompe la extremidad. Es capaz de masticar ramas más gruesas que el dedo de un hombre, tragándolas sin dificultad y eliminando luego las fibras leñosas en los excrementos. Este animal necesita agua limpia y abundante.


Publicar un comentario