ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

lunes, 24 de diciembre de 2012

Los Reinos de Overlastar 2. Bastión 5.

Opinión: 


El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)


Los Reinos de Overlastar 2. Bastión 5.



Abajo, en la explanada la lucha era espectacular. Peteo se había librado de dos hechiceros elfos antes de que otro se percatase y lo derribase con un hechizo de hielo que lo derribó entre varios orcos. Ya se veía ensartado cuando su cuñado Fredic se interpuso y dio un recital de espadazos, patadas y cabezazos que dieron tiempo a otros compañeros a sacar al herido elfo de esa zona peligrosa, ahora el acorralado era el humano.

-Por el filo de mi hacha, vaya humano más feo entre tanta belleza orca—atronó la voz de Antarka montado sobre Wlkanar. Estos ostentaban sin dar señales de ello numerosas heridas e incluso Wlkanar tenía un par de lanzas clavadas en el lomo. Aún así era formidable su empuje. 

También llegó el increíble Genirolfo con otro de sus inventos, un fuelle que escupía su preciada sopita y la barbuda, montada detrás iba rematando a los monstruos que estaban cegados por tan buen elixir.

Los elfos oscuros llevaban la ventaja de que eran más duchos en las artes maléficas y lo supieron llevar bastante bien, varios elfos voladores cayeron y Ardala estaba herida de bastante gravedad. Phameas se estaba empleando con Volendros y otro elfo arbóreo que había acudido en su ayuda. 

Peteo se rehízo prontamente del daño causado por el hechizo y voló hacia la zona donde estaba su hermana caída y Volendros a punto de caer ante el gran empuje de Phameas.
Publicar un comentario