ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

viernes, 14 de diciembre de 2012

Camino de Belén. Soria

Opinión: 

14 de diciembre

Mi cabra me despertó esta vez, me estaba lamiendo la cara.
Qué rara es esta cabra.....

-Está bien, partamos hacia nuestro destino.

Fui a meter los pies en la alpargata y noto que había algo dentro, parecía una pezuña de jabalí o algo similar.

-¿Lo trajiste tú?-pregunté a mi cabra.
La cabra me miró y supuse que sí.

-Te tengo dicho que no juegues ocn las cosas de comer.

La cabra se relamió.
-Venga, no me enfadaré. No perdamos tiempo. ¿Quién lleva a quién hoy?

Me tocó  a mí, claro está.

Qué frío hacía y eso que íbamos un poco hacia el sur y hacia levante.

A veces, pasaban cosas raras por los cielos que hacía mucho ruido y el camino era cortado por algo más oscuro y muy liso, procuraba evitar esos sitios, supongo que será algún camino diabólico.

Cuando llevábamos muchas horas de camino vimos humo y después a 3 pastores en una hoguera.

-Buenas tardes señores-dije con educación y alevosía.

-¿Tú quién eres zagal?-me dijo uno, apuntándome con una garrota.

-No tengo nombre, soy el que llevará al Niño Jesús cuando nazca: MERCURIO, SONRISAS Y ESPERANZA.

-Tú estás loco chaval.
Cómo odiaba esa palabra, loco. No sé por qué, no conocía su significado pero había algo en ella que no me gustaba.

-No deberías andar con esa compañía-me dijo otro, señalando a mi cabra.

-Si es una bendita, no da ni ruido-dije.

-Bueno, a veces, es mejor que esos bichos den un poco de ruido para saber a qué atenerse.

-Está bien, no nos pondremos de acuerdo. ¿Sabéis por dónde se va a Belén?

Todos se miraron, conocía esa expresión.
Uno de ellos cogió una piedra y la lanzó a lo lejos.

-En esa dirección zagal-dijo.

-Gracias, intentaba memorizar la dirección de la piedra.

-Espera, te contaré algo-dijo un pastor.

Este es un señor que va a embarcar en un barco y llevaba a su cabra. En esto que el de la aduana le dice:
¡La cabra no pasa!
Entonces, el hombre se va y le ve un amigo y le dice:
Pinta la cabra de negro y ponle un bozal y pensará que es un perro.
El hombre lo hace y el de la aduana le dice:
¡He dicho que la cabra no pasa!
Y el hombre le responde:
¡Sino es una cabra, que es un perro!
Y el de la aduana le dice:
¿Y los cuernos?
Y el hombre contesta:
¡Con la vida privada de mi perro no se meta!

No vi la gracia pero me dio una idea, pintar a mi cabra de cabra.

-Adiós mozos-dije y seguí mi camino.



Los primeros poblamientos en el territorio ocupado por Soria se retrotraen a la Edad del Bronce y del Hierro como atestiguan diversos restos arqueológicos hallados.

Posteriormente fue territorio donde abundaron los poblados celtíberos. Legendaria es la resistencia de Termancia y Numancia frente a las legiones romanas en el 133 a.C. De la etapa de romanización quedan algunos vestigios como el arco y los mosaicos de Medinaceli y villas bajoimperiales.


No debió ser despreciable la presencia de visigodos en estas tierras a partir del reinado de Eurico en la segunda mitad del siglo V.



Tras la invasión musulmana, Soria es conquistada en el año 715. Alrededor del 750 y aprovechando la revuelta bereber, Alfonso I acude a la franja noroccidental de Soria, como hace con el resto de la cuenca del Duero, con la intención de llevar población cristiana al recién fundado reino de Asturias y crear el denominado "desierto estratégico" en la mesta que aislase el incipiente reino asturiano del emirato cordobés.



Durante el siglo X las fuerzas castellanoleonesas y cordobesas van a protagonizar una larga serie de sangrientas batallas por la conquista de estas fortalezas y por el intento de mantener sus teritorios. El 4 de septiembre del 917 Ordoño II derrotó severamente al general Ibn Abi Abda, enviado por Abderramán III, en San Esteban de Gormaz. Tres años más tarde el califa cordobés se tomó cumplida revancha arrasando las ciudades de Osma y San Esteban, entre otras muchas de la extremadura castellana. En el 933 volvemos a ver un contingente cristiano dirigido por el rey leonés Ramiro II y el conde Fernán González derrotar a un ejército musulmán en Osma.



Al final me voy a creer lo que me viene a la mente, de momento me conformaré con buscar un buen lugar para pasar la noche.

Oigo ruidos y gritos a lo lejos. Sin mirar ya sé que mi cabra no está por aquí cerca. Seguro está buscando novio, como siempre.

Publicar un comentario