ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

domingo, 9 de diciembre de 2012

Camino de Belén. País Vasco

Opinión: 

día 9 de diciembre.

Hoy me desperté bien, cenamos genial anoche y bueno, el buen paisano pegaba unos ronquidos de escándalo, eso, acompañados del sonido que hace mi cabra al dormir, me dieron un feliz descanso. Me gusta dormir con ruido.

Para mi sorpresa, el lugareño no está con nosotros esta mañana pero es muy raro, si era paralítico, cosa de brujería será-pensaba yo mientras mi cabra me miraba con cara de no haber roto ningún plato y relamiéndose, curiosamente, se relame mucho y tiene un lustre encima que no veais.

En fin, que antes de irme de estas tierras de Aragón, os contaré un chiste que dijo el buen paisano antes de irnos a dormir.

En un pueblecito de Aragon entra el cura a la iglesia en Domingo y dice: "Feligreses, segun las ultimas estadisticas, somos el segundo pueblo de España que mas tacos dice... Y MECAGÜENDIOS HOSTIA PUTA QUE TENEMOS QUE SER LOS PRIMEROS, JODER!!!!!"

En fin, no veo el chiste pero él dijo que la gente se reía mucho. Curioso el sentido del humor de esta buena gente que tan bien me ha acogido, no pensemos más en ello y partamos hacia poniente pero haré un poco de paseo de azar, me iré algo hacia el norte, Belén tiene pinta de estar al norte de algo.

Vamos cabra-dije pero mi cabra no quiere llevarme nunca, tengo que llevarla yo a cuestas.

Al anochecer entramos en tierras muy verdes, muy frondosas, veo gente muy fuerte pero que huye de nosotros o algo, no son muy hospitalarios aunque lo mismo no les gusta mi cabra, tal vez sea eso.

Un poco más adelante nos encontramos con un lugareño que estaba dentro de una trampa para osos y bueno, le dije que si lo liberaba, él me miró con cara de terror (sería del shock) y movió negativamente la cabeza, incluso agarró la trampa para que no pudiese abrirla.

Le pregunté.
-¿Dónde estamos buen mozo?
Se encogió de hombros como si no me entendiese.

Pero dijo algo que me sonó bonito:
-ama erdi zenarengan kaka egiten dut
-Oye, ¿sabes por dónde se va a Belén?

Me volvió a mirar y me respondió:
-aiba ostia hau da gilipoyas-a

-Muy amable señor-le dije compungido por tanta amabilidad, ya sabía por dónde tenía que ir. El amable lugareño me había levantado el dedo índice como señalando para poniente de nuevo y un poco más abajo.

-Muchísimas gracias mozo. Si no te importa, dormiremos mi cabra y yo aquí esta noche, para acompañarte y no se te coma ninguna alimaña.

-Ikus zaitez hemendik eta nire piztia txar hori, mokorraren azpian, urruntzen du

-Agradecido, sé que lo aprecias, aunque no te entiendo nada.

-Gora Euskadi-dijo el lugareño.

-No, llevo sombrero, si quieres te lo regalo.

Ni caso me hizo.

-A dormir pues, nos queda un largo viaje mañana.



El euskara o más propiamente el protoeuskara, según la mayoría de los filólogos, formaba parte de un grupo euroasiático antiguo anterior a la difusión de las lenguas indoeuropeas en Europa (milenio III ó V a.C). Asimismo se considera que el asentamiento en tierras pirenaicas del idioma protovasco, fue anterior a la llegada de la lengua íbera a la península ibérica.



Los recientes estudios en arqueogenética nos hablan de una expansión protovasca posterior a la última gran glaciación (hace 20000 años). Según estos estudios, del 16000 a.C. en adelante, el clima comenzó a ser más cálido, lo que propició la expansión de los protovascos por la despoblada Europa. Una expansión que tuvo su origen en el norte de la península ibérica y sur de Francia, donde se encontraba la civilización prehistórica franco-cantábrica, antecesora de la actual cultura vasca; extendiéndose al norte hasta Rusia y Escandinavia, y al sur, en el norte de África, hasta Túnez.



La investigación de la toponimia prehistórica europea, según el profesor Theo Vennemann (catedrático de Lingüística Teórica y Germanística en la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich), apunta también a una expansión protovasca desde la zona pirenaica; ya que hay nombres de ríos, valles, lagos y montañas cuyas raíces no son de origen indoeuropeo y se asemejan a palabras o raíces vascas.



El euskara guarda palabras culturales extendidas por todo el Mediterráneo por los difusores del neolítico agrícola (milenio V a.C) y luego por las primeras civilizaciones de los metales (milenio III a.C.).



Los indoeuropeos (de los que descienden los actuales latinos, germanos, eslavos, celtas, griegos...) llegaron a Europa occidental en el 2500 a.C . (según la "explicación bélica" de su expansión) o en el 4500 a.C. (según la "explicación agrícola"). El asentamiento generalizado de los indoeuropeos en Europa, dio lugar a que las lenguas y pueblos hermanos al vasco que pudieron existir a lo largo de todo el continente desaparecieran. Quedando el euskara, como único vestigio lingüístico del pasado protovasco de Europa.


Uno de los primeros pueblos indoeuropeos que se extendió en Europa fueron los celtas. Algunos filólogos especialistas en el protocelta (lengua origen de las actuales lenguas celtas que ha sido reconstruida) defienden la teoria del sustrato vasco de esta lengua, dado que encuentran palabras que no tienen origen indoeuropeo y ven en ellas un origen protovasco por su cercanía con palabras vascas.


Hay una gran controversia entre los filólogos, en relación a si cada una de estas tribus que fueron descritas por los geógrafos grecorromanos, hablaban una lengua de tronco vasco, un dialecto de un mismo idioma, el euskara; o incluso que las tribus occidentales (autrigones, caristios y várdulos) no eran tribus vascas, sino celtíberas y hablaban por tanto en celta, ya que carecemos de datos escritos del habla de cada una de las tribus, para poder confirmar este hecho. Sólo poseemos nombres de persona y dioses de origen vasco, sobre todo en inscripciones de la época romana en latín de la zona de Aquitania. En Álava, Gipuzkoa, Navarra, Soria y en la provincia de Zaragoza, en la misma época (del siglo I al III d.C.), también hay inscripciones en latín con nombres de persona y dioses vascos, pero estas inscripciones son mucho menos numerosas que las aquitanas. Esto denota que la zona de Aquitania se romanizó más rápidamente y se habituó a escribir en latín antes que el sur pirenaico, debido a ser un área agrícola de alto interés para el Imperio por sus fértiles campos, siendo la zona en la que se perdió la lengua autóctona con mayor rapidez, comparado con otras zonas de habla éuscara.



Los nombres que utilizamos para designar a las tribus vascas son de origen celta, lo que aviva más la controversia. La extensión actual de los dialectos vascos, coincide exactamente con la división en tribus descrita por los geógrafos grecorromanos, lo que nos lleva a pensar que cada una de las tribus vascas, al menos, poseía su propio dialecto.



A todo esto, que íbamos a dormir, o ¿no tenéis sueño?
Publicar un comentario