ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

viernes, 7 de diciembre de 2012

Camino de Belén. Cataluña

Opinión: 

día 7 de diciembre.

Bueno, hace fresquito y mi cabra me da calor, al llevarla yo en brazos.

Alpargatas no me faltan, cada vez que algún paisano nos ve, sale corriendo, no sé si para decir a los otros la buena nueva de nuestra llegada pero como corren tanto, se dejan siempre alguna alpargata por el camino.

Creo que debo de estar cerca ya de mi destino, Belén, pronto nacerá el Niño Jesús y yo le llevaré mis regalos: MERCURIO, SONRISA Y ESPERANZA.

Aquí también hablan raro, bastante raro, un paisano ciego que nos encontramos por el camino, nos ha dicho algo así como "castaluña" pero yo no veo castaños por ningún lado, con lo buenas que están las castañas y esta es época de ellas.
Comeremos lo que el buen ciego se dejó olvidado cuando salió corriendo de repente.

Curiosamente fue cuando mi cabra baló, tengo que enseñarle modales a mi cabra pero es que estoy siempre tan cansado...

A ver si mañana puedo.
Comen bien por Castaluña, no me puedo quejar, lo malo es que a mi cabra parece también gustarle la cecina y el queso.

Cabra más rara...

Haremos noche aquí y mañana partiremos hacia Poniente.



Con el aval de la Historia, la de la Historiografía de los hechos y documentos históricos irrefutables, debemos decir sobre la región del Noreste de España, la tierra gótica- Gothlandia, Cataluña- Catalaunia, Catalonia(año 844[1]) que pertenecía a la Gotia o Marca Hispánica en la Eda Media cuando en la Reconquista contra el invasor islam, se seguía con la recuperación de la unidad histórica de Hispania, perdida por los nefastos reyes visigodos, que enfrascados en guerras civiles intestinas abrieron las puertas a la invasión del islam en el año 711 por el estrecho de las altas traiciones a España, el Estrecho de Gibraltar, con la colaboración de los godos proislámicos, y también, sin que se nos olvide, con el colaboracionismo de algunos judíos, que esperaban, como los godos traidores a Hispania, obtener privilegios y honores, que se tornaron luego en persecuciones, asesinatos y esclavitudes por parte del islam invasor.



Desde el reinado de Jaime I de Aragón, El Conquistador, (1214-1276), como soberanía hereditaria de los condes de Barcelona, desde 1350 hasta 1706 se denominó Cortes del Principado de Cataluña - Cathaloniae Principatus, pero nunca reino porque perteneció al Reino de la Corona de Aragón, y jamás nación y ni mucho menos estado, porque siempre ha pertenecido a la Nación española y al Estado español.



Para refutar las mentiras del historicismo nacionalista catalán, a finales de la Edad Media, el Principado no luchó por su independencia frente a la pujante Castilla de los Trastámara, ante el complejo pleito sucesorio del Reino deAragón, que luego se uniría a la Corona de Castilla. Hasta el siglo XV, las revueltas y perturbaciones sociales se debían a cuestiones más socioeconómicas que políticas donde entraban las rivalidades de las clases sociales por dominar la vida económica de Cataluña y de modo especial de Barcelona, que era controlada por la burguesía urbana junto a los nobles, y de aquí su dominio abarcaba al resto de Cataluña.



Desde el siglo XIX y XX, los nacionalismos radicales desintegradores de naciones, como el nacionalismo catalanista, vasco y sus segundones el gallego o el andalucista, no han pretendido más que romper la arquitectura histórica de España y Europa para levantar falsas naciones y nacionalidades con pretensiones de estados, de estados subvencionados por las ideologías que han gobernado España, más por sus propios intereses de poder que por el bien común de la unidad, la identidad y la soberanía histórica de España.


El nacionalismo radical catalanista, se inventa la mentira histórica de que Cataluña desde siglos y siglos siempre lucho contra Castilla o España por ser una nación. Lo mismo dirán y dicen, también a partir de los siglos XIX y XX, el nacionalismo radical vasco y los nacionalismos de tercera fila, el galleguista del mito céltico de Breogán o el andalucista filoislámico del mito de al-Andalus de Ahmad Blas Infante.



No sé, yo me estoy liando con tanta historia, aunque ya digo que mi calendario marca el año 0, en qué líos me metéis, por los dioses...

Yo me largo de aquí mañana, cuando descanse.
Publicar un comentario