ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 1 de diciembre de 2012

Aventuras y desventuras en la Inseguridad Social.

Opinión: 
Bueno, no todo este post trata sobre la Inseguridad Social, más bien casi nada pero no porque no haya Inseguridad Social en los hospitales y ambulatorios, ni mucho menos, si no porque no os quiero aburrir con lo que veis en el día a día.

Hoy solo compartiré lo que viví ayer, un poquillo de lo que me pasó al ir a una cita al Oftalmólogo para mi señora madre, bendita es para qué se le ocurrió tenerme y no apretó pa dentro en vez de pa fuera.

En fin, que todo pintaba perfecto, llegamos una hora antes de la cita y entregué la hoja inmediatamente.
La enfermera que me atendió ya me dejó un poco asustao.
No, granujas, no por fea, sabe dios que yo no me fijo en la belleza de las enfermeras.
Lo que me asustó es que, la buena enfermera no veía un pijo, es decir, que le di la hoja de citación y se la arrimó a los ojos y me di cuenta que no veía nada, no solo por arrimarse la hoja a los ojos si no porque estaba al revés. Le tuve que decir, Angiometría y ella dijo, sí, aquí es.
Entró para dentro, yo suspiré y pensé que nos tocaría pronto y nos iríamos temprano para casa, 100 km más atrás que me la dejé.

Pero ni mota, luego me doy cuenta de que llevaban ya dos horas de retraso y eso que solo eran las 10 de la mañana, yo no sé cómo pueden perder dos horas en tan poco tiempo pero intuyo que ellos sí lo saben.

Me aburría como una ostra mientras jugueteaba con el móvil a los Angry Birds y me di cuenta que me quedaría sin batería en breves momentos.

Pero vino mi amiga Cecilia a socorrerme.

Mi amiga Cecilia es una abuelita que estaba cabreando a su nieta. Cecilia no le hacía caso a la rubia y luego empezó a hablar con la gente pero es que la gente de hoy en día pasa de todo y no tiene educación, la verdad. La miraban y ni contestaban, mirando para otro lado, pasando de la buena señora, solamente porque se notaba que tenía algo en la cabeza. Alzheimer me dijo la nieta luego pero eso ya es otra historia.

En fin, que Cecilia vio que yo soy de pueblo y que tengo aguante para rato y me empezó a preguntar que de dónde era.
-Almadén dije.
Me preguntó qué es eso y tal.
Y nada, le dije que estamos a 100 km de Puertollano.
Ella me dijo que cuánto se tarda y le dije que de 40/50 minutos, depende y me dice.
-¿Y en burra?
jejeje, sonreí y la nieta me miró como diciendo, qué paciencia tiene este bicho tan feo.

-Unas 20  horas le dije, así sin pensarlo mucho y ella se quedó tan convencida.

Pues así pasé un buen rato con Cecilia y la nieta descansó mirando al enfermero cachas supongo porque a mí ni caso me hizo ya.

Luego, se fueron, nosotros nos quedamos, tardaban mucho en salir los pacientes y como yo tenía que comprar algunas cosas en Carreful, pues le dije a mi madre que iba porque si no, se nos haría muy tarde luego.

La dejé allí y no tardé mucho, la verdad, pero ya estaba fuera de la consulta esperándome.
Me dijo que la habían llamado nada más irme.

Ya veis, dos horas esperando o tres, me voy media hora y la llaman.

Así que nada, lamento haberos incordiado con esto pero es que me encanta y anuncio que el día 4 voy otra vez. Esta es al Traumatólogo y en la anterior visita ya me reí un montón con él. Es la leche el doctor.
Seguro que alguna liamos.

Os dejo con un temita.


Saludossss.
Publicar un comentario