ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 31 de octubre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Druidas 11.

Opinión: 


El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)






Los Reinos de Overlastar 2. Druidas 11.


-¿Por qué abandonarían este sitio? Si lo abandonaron, claro está—cavilaba Antarka—podrían ser enanos por sus trabajos en la piedra pero las puertas son demasiado altas, menudo desperdicio de tiempo haciéndolas para nada.

-Yo me he dado cuenta de un pequeño detalle—comentó Linkas—al principio pensaba como Antarka, podría ser obra enana esto pero tampoco hemos encontrado herramientas y asimismo la forma el corte en la piedra no asemeja golpes ni cincelamientos de ninguna clase. No se ven huellas de picos ni nada parecido.  Me aventuraría a que fueron construidas por magia.

-¿Magia?—dijo Asticor, el gobernante de Potera.

-Sí amigo. Snargull y yo hemos llegado a esa conclusión. Aunque debido a lo extraño de la situación, puede ser tan inexacta como cualquier teoría que se os pueda ocurrir a vosotros.

-Un reino mágico—bailoteaba Genirolfo por ahí y la barbuda detrás dándole puntapiés cariñosos—esto es maravilloso.

-La gente que llega rezagada nos cuenta que se aproxima un gran ejército. Hablamos de millones de monstruos y no es exageración porque no es solamente una persona la que lo ha contado. También dicen que los acompaña como una nube negra, supongo que serán drakorcs y muchísimos guerreros de brillantes armaduras negras. Eso es muy malo, pero lo peor es la vista de los tres balrogs y también hemos de contar con los elfos oscuros capitaneados por ese Phameas infame. La mayoría de nosotros, me refiero a los elfos, manejamos la magia de una u otra forma pero no somos tampoco tan diestros en ella como esos fanáticos que dedican vida y alma a trabajar con artes oscuras sin más limitación que la de su ansia de poder. Supongamos que los podemos controlar, vienen millones de monstruos, también somos cientos de miles nosotros y apoyados por la fortaleza. Supongamos que podemos resistirlos también a ellos. Pero ¿y los balrogs? No sabemos de nada que pueda pararlos, son inmunes a la magia, su fuego interior emana de las entrañas de la tierra. Imagino que si solamente se lanzan ellos contra nosotros, nos derrotarían y caeríamos como moscas—se lamentaba Alandur.
Publicar un comentario