ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 3 de octubre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 10.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)



Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 10.


-Se acabó tu resistencia querida, ahora tu marido verá cómo disfrutas conmigo—se ufanaba mientras se quitaba la túnica.

En al patio las cosas habían cambiado un poco. Linkas lanzaba un hechizo de hielo y al mismo tiempo 
Lisandra enviaba uno de fuego. La diferencia de temperatura destemplaba la armadura del guerrero y 
Antarka se encargaba de fracturarla con su gran maza. Luego los soldados se encargaban de liquidar al cíclope que había dentro. 

Aún así eran demasiados, la magia consumía muchas fuerzas y podrían cargarse alguna decena de armaduras pero siempre quedaría algún ciento más. 

Por su parte, Dinarel también hacía algún estrago lanzando rayos y electrocutando a varios guerreros pero también notaba que sus fuerzas flaqueaban. Seguía teniendo la sensación de que algo le estaba bloqueando. 

La enana barbuda bailaba ensartada por un pincho de la armadura de uno de los cíclopes pero seguía golpeando sin cesar con su pico minero. Varios enanos yacían ya, muertos o muy heridos y los soldados también seguían siendo masacrados.

Sonó un silbido.

-Eh. Estatuas. Soy Genirolfo y el día de hoy será recordado como el día que Genirolfo os derrotó.

Aparecieron en escena Ardala, Peteo, más elfos y enanos que habían acudido a la llamada. Ankhara se había dado cuenta que lo mejor que podía hacer era intentar curar a los heridos y ya estaba manos a la obra.

Publicar un comentario