ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

martes, 16 de octubre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 23.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)






Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 23.


Progresivamente fueron llegando los elfos arbóreos capitaneados por su Rey Alandur. Este también informó y fue informado sobre los planes. Estuvo de acuerdo, el mar era un poderoso aliado, pero no tendrían escapatoria a partir de él. Horas después llegaron los enanos, miles de ellos también y se pusieron a las órdenes de Antarka que les indicó las novedades. A los enanos no les gustaba nada el agua y menos el mar, aunque nunca lo habían visto. Pero acataron el plan sin rechistar. Esta vez estarían todos unidos.

-Partiremos mañana al amanecer—sin quererlo Leviarel, se había convertido en la dirigente de esa amalgama de especies—no podemos dejar que nuestros enemigos nos ganen mucho terreno.

Los 4 ejércitos ya se habían unido y Phameas comentaba mentalmente a Kalaprius que no habían encontrado ninguna resistencia, las ciudades estaban completamente vacías a su llegada y que para nada habían servido las precauciones tomadas. Eso les había retardado bastante tiempo. Que habían quemado todo lo que había a su paso y que seguían camino a Oristhor.

-No me gusta que se hayan unido. La otra vez conseguí apartar a unos de otros pero al final me vencieron. Aunque esta vez no podrán. Somos más fuertes y mis tres balrogs son invencibles. La magia no les afecta—decía Kalaprius.

-Ese castillo será su tumba, mi señor. De ahí no saldrá ninguno con vida.

-Recuerda elfo. Tiene que salir uno con vida—masticó Kalaprius—el elfo que tiene la espada mágica.

-Ejem.. perdón mi señor. Pronto lo tendremos en nuestras manos y te lo llevaremos.

-Eso espero insensato. Si no, tu muerte será más terrible y dolorosa de lo que jamás soñaste—no era una amenaza, era una certeza.

-Dentro de un par de días llegaremos a las puertas del castillo y espero que Sorofas lo tenga todo dispuesto. Buena sorpresa se van a llevar esos insensatos.
Publicar un comentario