ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 10 de octubre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 17.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)






Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 17.


En un día iba volviendo todo a la normalidad, si podía llamarse así. Habían muerto muchos soldados, elfos y enanos y se organizaban las defensas lo mejor que se podían.

-El elfo oscuro dijo que en unos días tendríamos a las puertas un gran ejército al mando de Kalaprius—explicaba el Rey.

-Otra vez la misma historia—exclamó Fredic—tenemos que alertar a los demás reinos, están ajenos a lo que pasa aquí.

-Enviaremos emisarios inmediatamente, aunque seguro que ya hay mercaderes de camino que contarán lo sucedido—dijo Wallendorf.

-Mi Rey—entró diciendo un soldado—divisamos una gran polvareda y se está levantando una gran columna de humo en algún sitio muy lejano.

-Ya vienen—dijo cansadamente la Reina—antes de lo previsto.

Salieron al exterior y se dirigieron a una de las almenas de la fortaleza. En efecto, se veía una polvareda y mucho humo más o menos en su dirección pero mucho más lejos.

-Esa parece la dirección del Bosque Nostilimo—dijo Linkas.

-Mirad—dijo Dinarel, cuya vista era más aguda que la de las águilas—algo se mueve también por ese lado. 

Y también veo humo. Eso es más o menos en la dirección de nuestra aldea.

-Que se preparen los Caballeros—ordenó el Rey a uno de sus Generales—Todas las catapultas y demás armas dispuestas. Preparémonos para lo peor.

Todos corrieron a sus puestos y se armaron lo mejor que pudieron.
Publicar un comentario