ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

lunes, 15 de octubre de 2012

Castillos de España. El Castillo de Torija.

Opinión: 
Hoy nos vamos a Torija, en Guadalajara.




La palabra Torija, procede de la palabra latina turrícula, o torrecilla. Fue ya desde tiempos de los romanos un lugar de vigilancia de un camino que a lo largo de los siglos se ha mostrado fundamental en la comunicación entre dos regiones netamente definidas como Aragón y Castilla. Con el carácter de pequeña torre de vigía permaneció siglos. Apenas quedan noticias de su etapa árabe. Tras la reconquista de la zona por Alfonso VI en 1085, dice la leyenda que tuvo la posesión de Torija la Orden de los Templarios, quienes aquí instalaron convento y mejoraron algo la fortaleza.



En el siglo XIII, el Alfonso XI entrega el lugar a Don Alonso Fernandez Coronel, uno de los valerosos capitanes que actuaron en la batalla del Salado. Muerto este caballero por orden de Pedro I el Cruel, pasó a posesionarse de Torija Don Iñigo Lopez de Orozco, gran magnate de la Alcarria hacia la mitad del siglo XIV. El nuevo rey Enrique II entregó Torija en premio a Don Pedro González de Mendoza. En 1380, figura Torija en el mayorazgo que este magnate funda a favor de su hijo Don Diego Hurtado, futuro almirante de Castilla.



En el reinado de Juan I, y ante las continuas demandas de su derecho, pasó nuevamente castillo y lugar a la casa de los Coronel, en la persona de doña María Coronel, hija del primero de sus dueños. Ya en el siglo XV Don Fernando el de Antequera, regente de Castilla, donó Torija a su copero mayor Pedro Núñez de Guzmán, de quien pasó a su hijo Gonzalo de Guzmán, conde de Gelves.



En 1445, los inquietos infantes de Aragón, primos del rey Juan II de Castilla y poderosísimos señores feudales en este reino, se apoderaron de Torija y de su fortaleza, haciendo la guerra desde él a otros lugares importantes de la Alcarria, llegando a sitiar Brihuega, y a bajar amenazantes hasta el mismo Alamín de Guadalajara. Juan de Puelles, capitán del ejército de los revoltosos infantes, defendió el castillo cuando fue atacado por el arzobispo toledano Alfonso Carrillo y el marqués de Santillana, Iñigo Lopez de Mendoza. Los ejércitos de ambos señores mantuvieron un cerco de varios años, tras los cuales se rindió honrosamente el navarro, en 1452.




Actualmente el castillo se encuentra cerrado por la construcción (durante 4 años) del Centro de Interpretación Turistica Provincial de Guadalajara, que contara con 5 plantas. Más información en la Oficina de Turismo, junto al Ayuntamiento, en la plaza de la Villa nº1, teléfno 620 101 330, visitas guiadas a grupos e individualizadas. Horario de la Oficina de Turismo: sábados, domingos y festivos de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00 (a partir del 21 de Junio abierta también los viernes de 17:00 a 19:00).




Publicar un comentario