ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

domingo, 30 de septiembre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 7.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)

Los Reinos de Overlastar 2. Oristhor 7.


El Rey, ya quitado el hechizo de sumisión y solo teniendo el paralizante, se maldecía por haber confiado en ese ser tan despreciable y se sentía aún peor que él para con sus súbditos a los que involuntariamente había condenado a una muerte segura. No podía hacer nada.

Abajo, el fragor de la batalla era espectacular, miles de espadas, escudos, armaduras se entrechocaban y las flechas volaban sin cesar pero solamente caían los soldados del reino. No había forma de parar a esas máquinas andantes que eran los guerreros de hierro. Las flechas rebotaban o se partían contra su dura coraza.

Era desesperante esa situación, se masticaba la impotencia entre los soldados. Los caballeros se echaban con los caballos encima de los blindados y aunque los tiraban al suelo por el peso de los equinos, la baja caía de parte de ellos, los blindados tenían la armadura erizada de pinchos y herían a caballos y caballeros de muerte. 

Luego ellos se levantaban como si nada. 

Era tan mala la situación que los generales estaban pensando en organizar a las tropas y salirse de la trampa en la que se había convertido el castillo. 

Al notar cierta organización, Sorofas lanzó un hechizo de fuego sobre uno de los generales y lo abrasó. 

Cundió más el pánico. Ya cada uno intentar salvar su vida como pudiera, encima los atacaban con magia. ¿qué más podría pasar?

Publicar un comentario