ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

lunes, 24 de septiembre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Montaña del reducto fantasma 1.

Opinión: 


El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)


Los Reinos de Overlastar 2. Montaña del Reducto Fantasma.

Cientos de miles de criaturas de diversas especies se hallaban reunidas en las grandes explanadas que había frente a la cueva principal. La morada de Phameas y su cuadrilla.

Había un gran escándalo entre los monstruos ya que ninguna especie se llevaba bien y ya había muertos por todas partes.

Un gran trueno retumbó en el cielo y todos se agacharon a la vez y luego otro aún mayor. Ya estaban dispuestos a largarse del sitio cuando salió Phameas y a su lado los 3 balrogs.

-Silencio asquerosas criaturas y no peleéis entre vosotros, aún. Ahora hay que estar unidos para destruir a los humanos, a los elfos y a los enanos. Esa es vuestra misión, la misión por la que daréis la vida si hace falta—así de claro y así de conciso fue su discurso.

-Muy pronto empezaremos las oleadas de ataques a todo símbolo de resistencia ante el gran poder de Kalaprius. No quiero más prisionero que el elfo rubio llamado Dinarel. Si lo matáis moriréis todos. Cuando llegue el momento, os dividiréis en tres grupos, cada uno comandado por un balrog. Ellos no tendrán piedad con nadie y matarán al que no obedezca o huya—eso es todo por ahora.

Los monstruos respiraron aliviados. Phameas hizo un gesto y otro gran trueno sonó y empezó a llover muchísimo. 

Las bestias no tenían dónde meterse y aguantaron el chaparrón lo mejor que pudieron. Esa era la benevolencia de Phameas.
Publicar un comentario