ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

domingo, 23 de septiembre de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Nueva Sentinel 5.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Segundo)



Los Reinos de Overlastar 2. Nueva Sentinel 5.


El goblin que estaba a dieta no pudo aguantarse más y se lanzó en plancha hacia la grupa de uno de los caballos para hincharle un mordisco así, directamente. No tardó en estar incrustado en un árbol de la gran coz que se llevó. 

Sin dar tiempo a reacción el otro caballo movió rápidamente su guadaña y seccionó todo lo que se encontró a su paso. Mientras, el de la coz empezaba el baile de la cachiporra. No era otra cosa que un movimiento de arriba abajo dirigido a las cabezas y cuerpos que se pusieran por delante. 

Para más inri la cachiporra tenía muchos pinchos. Eso debía doler.

-Cazadores cazados—se burlaba Marafox cada vez que cortaba algo.

-No se puede vender la piel del centauro hasta que no esté muerto—decía Wlkanar mientras prendía un poco de estopa y se la metía en la boca al gran troll. De paso aprovechó para darle una gran coz que le envió encima de unos goblins a los que aplastó con su peso.

-Podrían haber traído más compañía. Me estoy oxidando con tanta inactividad. Estoy por que volvamos para atrás y organicemos alguna juerga con más de estos—machacaba al último enemigo Marafox y proponía.

-Recuerda que Leviarel nos encomendó llegar a nueva sentinel para reunirnos con Linkas y compañía.

-Lástima—se lamentó Marafox que estaba ya lanzado a la batalla—otra vez será entonces.

-Me temo que tendremos algunas veces más, Marafox. Más de las que quisiéramos—se lamentó Wlkanar y siguieron su camino.

Publicar un comentario