ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 28 de julio de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Capturando alimañas 9.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.




(EldanYdalmaden Libro Segundo)




Los Reinos de Overlastar 2. Capturando alimañas 9.


El cocinero cogió el hierro, como hemos dicho en un lado había una manivela y el otro terminaba en una punta afilada. Ahí fue ensartando la liebre y puso el artilugio sobre sus trípodes. El mismísimo Antarka iba dando vueltas muy despacio a la manivela mientras el cocinero echaba algunas cosas en un cazo—serían pócimas mágicas para intentar hacerme hablar—seguía pensando el drakorc—a todo esto, ya miraba algo más fijamente el movimiento rotatorio de la liebre.

Una vez hubo terminado sus mezclas y viendo que la liebre ya empezaba a tostarse, el cocinero, ese ser tan peligroso se acercó al fuego y empezó a untar a la liebre con esa pócima—vaya tortura, en vez de comérsela—se relamía el drakorc.


Súbitamente un gran ruido de tripas sonó en la estancia y el drakorc medio se sonrojó mirando para otro lado. Ya se le caía la baba. Otro gran ruido de tripas indicó que este animal pasaba más hambre que el que se tragó la estatua de un pez. Bueno, ni que decir tiene que fue un orco el autor.

-Qué bien huele esa liebre—pensaba el drakorc—no sé qué hacen estos locos que no están ya devorándola. Yo me lanzaría hacia ella sin pensarlo.

Pedazo de babas se le caían como torrente al drakorc ante tal manjar.

Era el momento.

Publicar un comentario