ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 11 de julio de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Renegado 8.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.




(EldanYdalmaden Libro Segundo)




Los Reinos de Overlastar 2. Renegado 8.


-Los trabajos de Arges—dijo para sí mismo aunque Nostil también lo escuchó—podremos seguir con lo que él no pudo terminar. ¿Sabes Nostil? Nuestro señor tiene grandes propósitos para ti y por eso me impulsó para contactarte. Me insinuó que eres una pieza fundamental para volver a traerle a esta parte del mundo y viendo cómo te libraste de los hechizos pienso que tenía toda la razón, solamente te falta un poco de enseñanza y que puedas tratar aquí con otras artes más provechosas que las que te puedan enseñar esos elfos amanerados. Esta vez sí acabaremos con todos los que hace siglos nos humillaron.

-Pero Phameas, los elfos oscuros fueron aniquilados en la Gran Guerra.

-Eso es lo que ellos creyeron Nostil. Quedaron pocos, eso sí. Hubo unos que estaban en otra misión y cuando llegaron ya estaba todo terminado. Espiaron las aldeas y supieron que Kalaprius había sido vencido, juraron venganza. Ni los mismos Altos Elfos que vinieron a taponar mágicamente el Portal detectaron la presencia de los supervivientes. Gran fallo por su parte. Los que ahora ves somos descendientes de esos heroicos elfos y el poder que emana aún Kalaprius, nos ha mutado en una especie superior. Sí Nostil, Kalaprius sigue teniendo la última palabra y en cuando sepamos cómo abrir de nuevo el Portal todos se rendirán a sus pies o morirán. Seguramente aunque se rindan, morirán igual—esa idea pareció seducirle sobremanera.

Publicar un comentario