ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 7 de julio de 2012

Relatos. Los Reinos de Overlastar 2. Renegado 4.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.




(EldanYdalmaden Libro Segundo)




Los Reinos de Overlastar 2. Renegado 4.


-Atrás, esto lo hemos cazado nosotros y no repartiremos con nadie nuestra cena—gritó amenazante el drakorc que parecía el más listo de los otros 6 que quedaban.

-Lo que hay aquí es de todos, pajarraco inmundo—gritó y rió por su ocurrencia un flaco goblin relamiéndose.

Se llevó un dulce garrotazo de uno de los drakorcs.

-Ahí tenéis vuestra cena—dijo el asesino del goblin-¿queréis más?—hizo giros con su garrote ensangrentado.

El sabor a elfo era más poderoso que el miedo a morir así que los monstruos siguieron acercándose a esa carne tan suculenta.

Nostil ya estaba casi despierto del todo y veía muchas figuras emborronadas alrededor de él. Cuando recuperó por fin la visión deseó no haber despertado nunca. Estaba prisionero y encima de asquerosas criaturas que se lo querían zampar. 

Pero ya se podía defender. Lanzó un hechizo de oscuridad y mientras los bichos se afanaban en descubrir qué había pasado para que no tuvieran visión él se estaba quitando ya la red de encima y friendo al drakorc que lo tenía agarrado. 

Una vez libre del todo salió corriendo hacia la boca de la cueva pero chocó con varias figuras negras. Empezó a lanzar un hechizo pero se vio silenciado de repente y paralizado por completo. Eso era magia pensó. 

Los monstruos no hacen magia volvió a pensar. ¿estos quienes son? Siguió pensando.

Publicar un comentario