ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

viernes, 27 de julio de 2012

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS TARJA!!!!!!!!!!!!!

Opinión: 




Ese día hacía mucho frío y se notaba hasta bajo el grueso traje de piel de oso.

Un oso que había muerto en sus brazos y como chica lógica que era, esa cálida piel no se podía desperdiciar, era ideal para hacerse un traje.

Aún así, Tarja no tenía más remedio que ir a pescar algunos salmones para su familia, ella es una gran pescadora y se encaminó hacia el lago helado situado a medio kilómetro de su aldea.



Con su pericia habitual hizo un agujero en el hielo y preparó los artilugios de pesca.
Lo habitual, un palo, un sedal, el anzuelo y el cebo.
Introdujo el sedal y cebo por el agujero y se dispuso a esperar que picase algún salmón, de vez en cuando hacía giros con el palo y el cebo se movía allá abajo, en las aguas heladas.

Pasaba mucho tiempo y nada picaba, Tarja se aburría, nunca había tardado tanto tiempo en coger algún pez, temía dejar a su familia ese día sin comida.

Decidió mitigar el aburrimiento soñando despierta.
Soñó con otros lugares, lugares llenos de flores, lugares cálidos, donde la gente no tenía que llevar tanta ropa ni se les ponía la nariz roja por el frío.



-¿Existirán esos lugares?-pensó.-No creo.

Pensó si existiría algo mejor que su preciado silencio, el silencio de su querida tierra.

-No creo que exista eso. De existir, seguro que estaría aquí.-se dijo de nuevo.

Siguió soñando sin darse cuenta que estaba cayendo una especie de agua nieve que la estaba cubriendo toda.

Cuando quiso darse cuenta, estaba toda envuelta en hielo, no se podía mover.

Tarja recordó las historias que le había contado su padre de gente que se había quedado atrapada, que se habían convertido en estatuas de hielo por despistarse y quedarse quietos mucho tiempo.

Con el poquito de consciencia que aún le quedaba, Tarja comprendió que su padre tenía razón y que ella sería una estatua más cuando salieran en su búsqueda y eso, si la encontraban.

Con sus últimas fuerzas, con su último respiro, creyó percibir algo, pensó que sería el último estertor que le quedaba, que ya eran los desvaríos de la muerte.

Creyó escuchar algo más bonito que el silencio, unos acordes lejanos, que poco a poco se iban acercando.

-Esto ya es mi fin-pensó al percibir eso, creyó que era el sonido del cielo, previo a la muerte.

La melodía sonó cada vez más fuerte, tanto que hasta empezó a sentir algo de calor.

-Ya debo haber muerto, qué sonidos más bonitos. Estoy en el cielo-Siguió pensando Tarja.

La melodía ahora ya sonó junto a ella, el hielo que la rodeaba estalló en mil pedazos ante tales vibraciones sonoras.



Tarja abrió los ojos.

Vio a alguien con una extraña cosa entre sus manos, una cosa blanca con forma extraña y que tenía 6 sedales a lo largo de un palo recto.

-¿Otro pescador?, vaya artilugio de pescar tiene, 6 cuerdas.-pensó Tarja-con 6 cuerdas se pueden coger 6 salmones a la vez, debe ser un gran pescador.

Pero luego pensó que estaba muerta ya y que este era el Dios de los pescadores, claro está.



-¿Estoy en el cielo?-dijo la chica al extraño personaje.

El personaje del artilugio de pesca que hacía tan bellos sonidos sonrió.

-No, pero yo sí que estoy viendo un ángel. Mi nombre es Orthos, el buscador de estrofas. Ya encontré por fin la nota que le falta a mi guitarra. Tú.

La agarró de la mano y caminaron en pos de tierras más cálidas, donde el sonido era aún más bonito que el silencio.

FELICIDADES TARJA.

Un abrazo Orthos, pasad buen día.

Publicar un comentario