ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 6 de junio de 2012

Relatos cortos. Los Reinos de Overlastar 1. Ningún tropiezo 9.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.




(EldanYdalmaden Libro Primero)




Los Reinos de Overlastar 1. Ningún tropiezo 9.


-No es tan sencillo todo mi rubio visitante—intervino Linkas—aún falta algo, un pequeño detalle revelador. Hay más leyendas y pergaminos escritos y en uno de ellos explica que el anillo de llamada, el que fue entregado a nuestra Reina después de la Gran Guerra, puede llamar al Rey. Me gustaría probar una cosa teniendo en cuenta que es grave que las cajitas contengan esas armas y que os encontraseis con monstruos aparte del asunto por el que los centauros llegaron aquí. Creo que es un asunto de prioridad Rey.

-Creo que tienes razón Linkas—adujo el monarca.

-Casi me lo pierdo—dijo Leviarel apareciendo de repente ante ellos.

-Como siempre, eres bienvenida mi querida Levi—dijo dulcemente Alandur.

-Es la hora y el día mis queridos amigos, si no os acompañé en el viaje era porque me faltaban por llegar los otros tres jinetes y los estuve esperando. Ahora ya estamos todos. Procedamos Alandur.


El Rey se quitó un anillo y se acercó a Dinarel ofreciéndoselo. Este tímidamente iba a rechazar ese gran honor pero el monarca le paró la acción con un gesto.

-Póntelo Dinarel, ahora.

Imposible negarse a esa orden directa. Dinarel se lo puso esperando explosiones o cualquier cosa mágica pero nada sucedió. Era un anillo más, como las armas, esto era una tonta broma desde el principio pensó. Será mi cumpleaños y lo saben.

-Pronuncia ALUX Dinarel—le tocó suavemente la cara Leviarel—Ahora, por favor.

Esto desconcentró aún más si cabe a Dinarel, aparte que no estaba acostumbrado a ser el blanco de la mirada de todos. Encima era la palabra mágica que pronunció la Reina Blanca para llamar a los Altos Elfos. Vaya broma más pesada le estaban gastando. Pero miró a Leviarel y la notó muy seria, anhelante.

-ALUX—se escuchó decir a sí mismo.


Publicar un comentario