ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

martes, 5 de junio de 2012

Relatos cortos. Los Reinos de Overlastar 1. Ningún tropiezo 8.

Opinión: 

El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.




(EldanYdalmaden Libro Primero)




Los Reinos de Overlastar 1. Ningún tropiezo 8.


-Lo mismo es que se supo descubierto y ha huido. Esperemos que algún día vuelva y nos explique por qué robó la cajita—dijo el Rey.

-Padre, cuando éramos más pequeños Nostil nos decía que quien abriese esa cajita sería el Rey de todos los elfos. Es fácil que por eso la cogiese, para abrirla y serlo él—confesó Sandic.

Todos rieron esa ocurrencia de niños. Menos el Rey y Linkas que se miraron.


-Vuestra inesperada llegada y que Leviarel os envíe, aparte del apremio que os dio con la fecha, me hace pensar que hay que hacer una última prueba al que pudo abrir las dos cajitas mágicas. Decir tiene que las dos fueron entregadas por los altos elfos a nuestros reyes para su custodia hasta que alguien las reclamase. 

Lo que pasa es que al parecer la reclamación ha sido involuntaria, obligada por alguna fuerza mayor. Ya hemos visto que el único en poder abrirlas es Dinarel y que tuvieran en su interior esos artículos quiere decir que algo muy grave ha pasado. Deberían estar en manos del Rey de los Altos elfos aunque con su verdadera forma. Es lo que me extraña del caso, que no sean las armas que él usaba. Según lo que pone en las cajas en élfico, solamente contienen algo cuando un Rey Alto elfo muere. Sus armas vuelven a ellas esperando al próximo.

-Pues está claro entonces—dijo inocentemente Dinarel—yo no soy ese rey, ya que estas no son sus armas.

Publicar un comentario