ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 2 de junio de 2012

Por el humo se sabe dónde está el fuego.

Opinión: 



Hubo una vez un marqués, el marqués Ruín Morteros.
Dicho marqués era muy beato, muy santo y se encaprichó de un artilugio que se encontraba en una famosa catedral del reino.

Ni corto ni perezoso, llamó a dos lacayos.
-Escuchadme lacayos, quiero que me traigais el botafumeiro de la catedral.

-Vale Marqués-dijo uno pegándose gorrazos contra el pecho.
El otro de tanto decir que sí con la cabeza y reverenciar, casi se atraviesa el pecho con su propia nariz.

-Pero a ver, ¿vosotros sabéis lo que es un botafumeiro?-preguntó el Marqués Ruín Morteros.

-Pues,,,,, esto,,,,,,-trataba de decir uno.
-No, no sabemos-dijo sinceramente el otro.

-Me lo imaginaba, dijo pacientemente el marqués Morteros.

Se dispuso a explicar el tema:

-Un botafumeiro es un cacharro lleno de algo que hay en algunas iglesias y echa humo-dijo Ruín.

-Ah, ya sabemos-dijo uno.
-Me hago cargo-dijo otro.

-Pues a qué esperáis. Traedlo ya, lo quiero.-ordenó el marqués Ruín Morteros.

-Ya vamos ya-dijeron y salieron.


Los dos lacayos llegaron a la catedral disfrazados de monaguillos, uno de los curas se extrañó de ver unos monaguillos tan grandes pero como era carnaval, se olvidó del tema rápidamente.

-Mira, ahí está-dijo uno de ellos, señalando al botafumeiro-ahí colgado.
-Será fácil. Lo agarramos y corremos.
-Está claro, chupado.

Como no había nadie por las inmediaciones, descolgaron el cable que sujetaba el botafumeiro y lo soltaron.
Lo cogieron.
Y lo soltaron resoplando.

-Ayyyy. Me he quemado.
-Y yo, esto quemaaaaaaa.
-Silencio, oigo pasos.
-Ponle tu chaqueta encima y corramos a escondernos.

Lo hicieron y con la chaqueta envuelta sobre el botafumeiro, se metieron en una habitación.

Los curas, se quedaron atónitos, no estaba el botafumeiro, se miraron perplejos.
-Blasfemia-dijo uno.
-Conspiración-dijo otro.
-Exorcismo-dijo uno que se había bebido media botella de vino.
-Calla-dijo el que estaba callado anteriormente.

Uno empezó a arrugar la nariz.
-Huele a quemado, ¿no os parece?
-Mirad, sale humo de esa habitación.

-Llamad a los bomberos-dijo el del vino.
-Y a la policía, hay que denunciar el robo.

Y bueno, cuando llegaron los bomberos y entraron en la habitación, encontraron a los dos "monaguillos" semi escondidos.

Aún se preguntan cómo los encontraron....


Publicar un comentario