ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 30 de junio de 2012

Ateo de amor 2. Boda inesperada. 20

Opinión: 




CAPÍTULO 20

Algo, más bien alguien cayó encima del gorila y lo derribó, era algo o alguien furioso, muy furioso y algo o alguien, una llama roja cayó sobre Andreas, uñas en ristre.


. -¿Con que ninguna chica se te había resistido nunca eh? Serás mentiroso, yo jamás accedí a tus deseos, niñato.


Momentos antes, dos figuras llegaban a la finca en un panda rosa, vieron el coche negro y el lujoso todoterreno, medio escondidos en la maleza a varios metros de la casa.


Se acercaron caminando también, para no ser detectados y vieron la escena.


. -Tú te encargas del gorila y yo de Andreas.

. -No seas imbécil, ¿vale?

. -Está bien Katia, era broma, ¿ok?



Y así fue.


Andreas cayó al suelo, sucumbiendo bajo el empuje y peso añadido de Catalina. Tuvo que soltarla ante el avance insano de las uñas de Katia.



Se retiró un poco tocándose la cara.


. -Me cortaste la cara, bruja-dijo, viendo que había un poquito de sangre en sus manos.


Konrad se estaba divirtiendo.


Tras haber recibido una especie de coz del energúmeno, se reponía como podía.


Algo mejor estaba Ricardo, el gorila lo tenía entre sus brazos, estrujándolo, le empezaron a crujir las vértebras.


. -Ya faltar poco para tú decir, ay-sonrió número 2.

. -Creo que tú también lo dirás-dijo Ricardo y silbó.


El suelo retumbó.


Número 1 creyó ser atropellado por un autobús.


Ricardo se revolvió presuroso y cogió una larga vara.


. -Quieto centella, creo que ese ya tiene bastante.


El toro bufó pero hizo caso a la vara, se fue.


Ricardo auscultó someramente a Número 1 y supo que viviría por esta vez, el toro que nació sin cuernos debería tener ahora mucho dolor de cabeza pero el gorila, tendría por mucho tiempo dolor en todo su cuerpo.


El asturiano corrió hacia la casa para ayudar a Catalina.


. -Cuánta gente se ha juntado hoy por aquí-se dijo a sí mismo al ver tanto lío.


Número 1 escuchó venir a la carrera a Ricardo y se despistó un poco, eso no podía pasar con una persona tan experimentada como Konrad, este aprovechó el momento y el terreno para empujar con todas sus fuerzas a 
Número 1 y tirarlo a la piscina.


En el aire, Número 1 quiso decir:


. No sé nadar...........


Publicar un comentario