ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

lunes, 25 de junio de 2012

Ateo de amor 2. Boda inesperada. 15

Opinión: 




CAPÍTULO 15

Andreas se desperezaba en el hotel Buenavista.


Había llegado hacía 8 horas y sus ganas de revancha de venganza, no habían disminuido nada, al revés, habían aumentado al saberse cerca de las dos personas que le habían humillado tanto. Bueno, había dos más, ya caerían, ya.


Llamaron a la puerta.


Andreas se levantó a abrir.


. -Bien, ya estamos todos.-dijo-Saludos Olaff y Gunter.

. -Hola-dijeron al unísono los dos mercenarios gemelos.

. -¿Quién es Gunter y quién es Olaff?

. -Da igual jefe, los dos respondemos a los dos nombres, no 
preocuparrrrrse.

. -Muy bien, menos problemas así.

. -Ningún problema-dijo el otro, Gunter u Olaff.

. -¿Alguna novedad?-preguntó Andreas.

. -Sí, ya tenemos localizados a los pajarrrrritos.-dijo 1, dejando una nota con el plano del lugar.

. Se dice, palomitos-dijo 2.(Llamaremos así a los mercenarios, total, a ellos les da igual, mientras les paguen)


. -Se dice tortolitos-aclaró Andreas pacientemente-Contadme.

. -Viven en una finca a unos 20 km de aquí-dijo 1.

. -Los dos solos, no tienen ni perros ni nada-dijo 2.

. -Bien. Entonces será fácil ¿no?-dijo Andreas frotándose las manos

. -Mucho fácil. Encargarnos del hombre varón y llevarnos a la mujer hembra al refugio de la montaña que alquiló usted.
. -Una cosa, no quiero que matéis al hombre-dijo Andreas.

. -¿No?-preguntó 1, un poco decepcionado.

. -No, le podéis dar una buena paliza, pero me interesa vivo, que 
sufra la falta deCatalina y que sepa que la tengo yo, para siempre.

. -Muy genial, jefe. Ni yo tener esa gran idea retorrrrrcida-dijo 2.

. -Tú no tener ni grandes ni pequeñas ideas-dijo 1.

. -Ya empezar, tú no saber lo que yo tengo o no tener-dijo 2 preparando los puños.

. -Chicos-tocó las palmas Andreas, los dosgemelos se pusieron firmes-dejaos las peleas para después de que hayáis hecho el 
trabajo.

. -Vale señor, sí señor-dijeron los dos a la vez.

. -¿Alguna cosa más?-preguntó Andreas.

. -No señor-dijeron de nuevo los dos a la vez.

. -¿Algo que os impida hacer vuestra misión?

. -No señor-repitieron.

. -Pues largaos, os espero en el refugio y otra cosa...

. -¿Sí señor?

. -No matéis al hombre, ¿lo podréis recordar?

. -Creemos que sí, señor.

. -Vale, adiós.-los despidió Andreas, un poco harto de los gemelos. 

Los gemelos salieron dejando a Andreas la misma sensación de inutilidad que le habían mostrado al estar en la habitación, momentos antes.


. Tal vez uno tiene que hacer las cosas que tiene que hacer-se dijo para sí Andreas, comenzando a vestirse.


Se puso a ojear el plano del lugar y la marca que habían hecho sus dos "empleados".


Los había encontrado en Oviedo, robando maletas y bueno, su fortaleza física le había impresionado y le había agradado su poco cerebro, podrían servir bien a sus planes pero había demasiada estupidez en ellos, no se fiaba del todo.
Publicar un comentario