ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

sábado, 26 de mayo de 2012

Relatos cortos. Una princesa. 3

Opinión: 


Los arqueros, satisfechos, se fueron acercando a su víctima para robar lo poco que tuviese.
Cayeron casi al mismo tiempo, certeramente con una flecha cada uno, una flecha azul.

Unos días después, o tal vez unas horas, o simplemente minutos, el caballero abrió los ojos.

-Qué raro, se dice que el infierno está caliente y yo tengo mucho frío.

Una sombra le mojó los labios con algo amargo y el caballero se volvió a dormir.

Y soñó, soñó que la sombra le tapaba con algo caliente, que le susurraba palabras de aliento, dulces y agradables, o tal vez no tan dulces, porque pareció oír que le decían sin mucho miramiento que debería quedarse quieto, y sonrió para sí, hasta en el infierno estaba haciéndoselas ver al diablo.


Y unos días después, o tal vez unas horas, o simplemente unos minutos, el caballero abrió los ojos de nuevo.

-Qué raro, se dice que en el infierno hay diablas y lo que veo parece un ángel.

La visión le rozó los labios con algo dulce y el guerrero descansó.

Y volvió a soñar, pero esta vez, sintió unas manos suaves recorriendo su costado, mientras seguramente le tocaban con dulzura la carne magullada o tal vez no tanta dulzura porque a él le escocía a rabiar un líquido que vertían sobre sus heridas, como si cien espadas le traspasaran allí, donde más le dolía.


Y unos días después, o tal vez unas horas, o simplemente unos minutos, el guerrero abrió los ojos de nuevo, y esta vez cuando despertó, se sentía fuerte.
Publicar un comentario