ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

miércoles, 16 de mayo de 2012

Relatos Cortos. Los Reinos de Overlastar 1. Más sorpresas 5.

Opinión: 



El malvado Kalaprius quiere imponer su dominio en el mundo acompañado por todos los seres malvados que existen y que él mismo pervierte con su poder oscuro. Un mundo en el que tanto los demonios y los habitantes perversos no pueden tener cabida, para evitar eso, las demás razas que quieren la paz, deben unirse para la guerra.
Un frenético choque entre el bien y el mal con personajes de lo más variopinto.


(EldanYdalmaden Libro Primero)


Los Reinos de Overlastar1. Más sorpresas 5.


La chica jinete de pronto se vio rodeada por muchos goblins y ya se daba por muerta, el otro jinete había recibido una pedrada que le había lanzado un goblin a un saurópodo y estaba medio desmayado, casi fuera de combate. Del gnomo no se sabía nada, se le había acabado la munición y se rumoreaba se subió a algún árbol.

-Caeréis muchos aún de vosotros antes de que yo muera—decía la brava chica disparando por última vez su ballesta y llevándose un par de goblins y un orco por delante. Luego de paso rebanó el cuello a un drakorc y le partió la cara con su bota de punta de hierro a un goblin que se había acercado más de la cuenta.

-No es tu día de morir humana—sonó a su lado y observó que había 3 encapuchados a su lado disparando con sus arcos rapidísimamente y haciendo que las filas enemigas acusaran ese refuerzo.

Uno de ellos le guiñó un ojo y extendió una mano, un rayo partió hacia un grupito de bestias y los dejó para el arrastre.-Qué ojos tiene- pensó la chica.

Otro de los nuevos compañeros encapuchados, este tenía una figura más esbelta desapareció de repente. Apareció entre dos o tres goblins, que asustados por la aparición no pudieron ni enterarse que morían a espadazos y un dardo disparado de la ballesta de la aparición. Al poco ese nuevo amigo estuvo a su lado otra vez. 


Y el más grandote de los encapuchados no hizo nada raro, si se podía decir que no fuese raro que no hubiera quién le parase. 

Tan pronto mataba a un saurol de una magnífica estocada, como que con un solo puñetazo derribaba a un gran drakorc y de paso le ponía una bota en la boca a un goblin partiéndosela y aprovechando el movimiento de sacar la espada del saurol le daba con el mango en el cuello a un orco matándolo en el acto. Pero magia no hacía, no. ¿Para qué?

La chica no salía de su asombro, al parecer eran magos elfos. Esos momentos de caos en las filas enemigas los aprovechó el jinete herido para matar a un orco traidorzuelo que iba a apuñalar al potente guerrero por la espalda. Este se lo agradeció matando a dos que iban a atacar al jinete. Vaya tipo ese¡¡¡¡¡¡¡
Publicar un comentario